o
Saint Lorene
Secrets Stories — 4 años
^
Cuando nos contaban por las noches la leyenda del glorioso Rey que se erguiría en un pueblo de llamas, nunca imaginamos que fuese a suceder justo aquí en nuestro hogar. Desaparecidos, afectaciones, desastres naturales, muros altos, extraños pájaros, secretos, persecución, adrenalina y acción. ¿Cuándo te mudas con nosotros?

Une fantasía, misterios, un pasado oculto y secretos a revelar en una trama desarrollada por capítulos que cambian el clima completo del pueblo. Tenemos 3 años en línea, compromiso, actividad constante y una comunidad familiar.
— Situación Actual
Línea de Tiempo, hasta el 15 de enero 2017. -05º a 05º grados, invierno.

— Estación de tren: clausurada.
— Muros: altos.
— Servicios: con fallas.
— Comunicaciones: sólo internas.
Afectación de 2do Grado: ninguna.
— Tramas activas
04/10. Evento. The Replacement.
13/09. Evento. Sooner or Later.
07/09. MiniEvento. Treason.
31/08. MiniEvento. Back to School.
19/08. MiniEvento. Constance.
16/08. Evento. Mañana.
05/07. SubCapítulo. Old Town, etapa 3.
26/06. SubCapítulo. Old Town, etapa 2.
05/06. SubCapítulo. Old Town, etapa 1.
10/04. Evento. Natsu Matsuri.
13/02. TC. The Under-Market.
12/02. TC. Let's find out.
08/02. TC. The hidden death.
07/02. TC. Into the deep fog.
19/01. MiniEvento. Sálvame.
19/01. MiniEvento. Heridos [secreta].
23/12. SCap. Lorene.
14/11. MiniEvento. Los Guardas.
  • ·
  • ·
  • ·
— Noticias[onrol]
15/01. Abiertas Elecciones Provisionales: ¡A VOTAR!
19/10. Nuevos subforos: — Old Cabin & — Sakura's Sanctuary.
18/10. Campaña Electoral: Miss Wilson.
09/10. Campaña Electoral: Iroshi Maisaki.
05/10. Inicio de campaña: Contance Shepard.
02/01. ¡El Alcalde ha desaparecido! Se abren votaciones provisionales.
03/10. Adelanto de Línea de Tiempo a 15 de Enero.
23/09. 4to Aniversario El foro cumple 4 años en línea, promo.
22/12. Una reunión urgente para los miembros de Seguridad & Recate, ¿qué ha sucedido?
07/09. Revisa la lista de TRAMAS ACTIVAS, para participar y leer, ¡muchas nuevas!
20/12. Nota en LG.
19/12. Una nueva noticia en el Lodge Gazeta, entrevista a Constance Shepard.
19/12. El regreso a clases se anuncia.
18/12. Por la calle, Constance con el tanque de guerra.
13/12. Una nueva noticia en el Lodge Gazeta, ¿ha regresado Matt Sellers?
12-30/12. Llega Navidad, pasa el tiempo.
12/12. Regresamos... ¿y ahora? ¡Qué ha pasado con el tiempo!?; x.
05/07. Novedad en GossipSL, leer.
23/09. ¿Dónde estoy? ¿dónde están todos?
26/06. Inicia E2 Old Town en — Nowhere.
23/01. Limpieza de Junio.
19/06. Finaliza E1 de Old Town.
05/06. Inicia E1 Old Town en — Nowhere.
27/05. Cerradas inscripciones: Old Town, la trama dará comienzo el 05/06.
09/05. Abierta inscripción al nuevo y gran subcapítulo: Old Town .
05/05. Adelanto de Línea de Tiempo a 22 de Septiembre.
01/08. Reporte muy interesante sobre TheRebels, información recaudada por LG.
18/04. Abiertos los juegos del evento: ¡Jugar!
10/04. Nuevo evento: Natsu Matsuri.
30/03. Añadida una nueva Trama Buscada: leer.
30/03. Adelanto de Línea de Tiempo a 07 de Agosto.
29/03. Añadidas nuevas Tramas Sugeridas: leer y una nueva Trama Buscada: leer.
21/07. Me enteré que hay vecinos nuevos queriendo contra-atacar a TheRebels, ¿oíste?
21/03. Añadida una nueva Trama Buscada: leer.
25/06. Otro desastre en el Brenam’s Café, ¿sabías?
18/03. Adelanto de Línea de Tiempo a 31 de Julio.
17/03. Resultado del The Fate Roulette.
13/03. Nuevo concurso de The Fate Roulette.
07/03. Adelanto de Línea de Tiempo a 24 de Julio.
30/06. Ey... que raro esto, mi reloj se ha detenido. ¡Ah y el mío también!
18/06. ¡OHH! La bruma se ha ido, los muros han bajado y el tren regresado. ¿¡En serio?!
24/02. Adelanto de Línea de Tiempo a 15 de Julio.
14/02. Nueva TC: The Under-Market.
07/06. Nuevos reportes en el Lodge Gazeta.
13/02. Hemos añadido una lista nueva de Tramas Sugeridas (x) y además un nuevo sistema de tramas: Tramas Buscadas (TB).
12/02. Nueva TC: Let's find out.
11/02. Aviso sobre próximas TC: se abrirán en el plazo de tres días.
08/02. Nueva TC: The hidden death.
07/02. Nueva TC: Into the deep fog.
31/05. ¿Oíste sobre los túneles debajo del pueblo? Mmhh cuéntame.
30/01. Limpieza de Enero.
28/01. Avance de todas las ME actuales y apertura de la TCs del nuevo CapV: ¡corre a inscribirte! Avance de unos días en la LdT.
19/01. Abierta ME en el HH para heridos tras cierre de trama en Lorene ¡asistir! Otra ME abierta, para los secuestrados de locación secreta.
17/01. Con el cierre de la trama "Lorene", se han añadido objetos de supervivencia para poder rolear en el exterior: ¡comprar!
20/05. El Lodge Gazeta informa las medidas de seguridad que se deberán tener en cuenta, leer.
20/05. Los ciervos convocan al pueblo en rededor de Lorene, pero alguien más los está esperando... ¡Una bomba! ¡Corran!. Y ahora... ¡la bruma se ha vuelto venenosa, a resguardarse!
05/01. Limpieza de Diciembre.
31/12. ¡Feliz 2017, Felicidades!
23/12. ¡Feliz NocheBuena & Navidad para todos!: ¡Regalos sorpresa!
23/12. Comienzo de nueva trama: Lorene.
14/12. Renovación del foro + inicio de Capítulo V: participar.
02/12.¿Quieres jugar al famoso juego del Santa Secreto? ¡Claro!
23/04. ¿Oíste? Se cortó el agua y prohibieron la cercanía a los muros. ¿En serio?
25/11. Encuesta para los usuarios: leer.
24/11. ¡Renovado mapa del pueblo: leer!
22/11. Limpieza de Noviembre.
16/11. Nueva trama sugerida: leer, relativa a The Anonymous.
14/04. Importante folleto se reparte por el pueblo, leer.
14/11. MiniEventos abiertos: El plan de AutoAbastecimiento & Los Guardas.
10/04. Un nuevo rumor ronda por el pueblo, averiguar cuál es.
06/11. Inscripción a nuevos MiniEventos: aquí.
01/11. Avance de trama y línea de tiempo: aquí, importante lectura de varios acontecimientos.
24/10. Nuevo subcapítulo abierto: aquí. Final de Capítulo IV.
13/10. Una nueva tanda de tramas cruzadas se ha abierto: in their wings, in their eyes & in their voice.
12/10. Un pequeño regalo sorpresa a todos los que han roleado hoy (x).
11/10. Se han añadido nuevas Tramas Sugeridas, puedes tomar alguna aquí.
10/10. Todas las TCs activas han finalizado con éxito. Una nueva tanda se aproxima, aún hay tiempo para anotarse aquí.
28/03. Nuevas noticias importantes, publicadas aquí.
05/10. Todas las ME han finalizado con éxito. Tras ellas y el avance de la línea de tiempo el anuncio de un nuevo subcapítulo que dará cierre al Capítulo IV.
20/03. Los del LG hacen investigaciones y las revelan aquí.
03/10. Adelanto de línea de tiempo a 08 de Abril, la Afect. La Oscuridad sigue activa.
29/09. Estamos haciendo leves reformas a los subforos, limpieza y retoques.
23/09. 3er Aniversario El foro cumple 3 años en línea, leer.
09/09. Nuevo MiniEvento: Los Aparecidos. En el bosque encontraron algo.
13/03. Resumen de noticias en el Lodge Gazeta.
06/09. Nuevo MiniEvento: Luces amarillas. ¿Qué hay escondido en el colegio?
02/09. Nuevo MiniEvento: A través. ¿A dónde fueron?
01/09. Tres nuevas TC enlazadas, que incluyen más de 14 personajes: Under the fire, water & wind. ¡Sensacional!
30/08. Final de trama, muchas cosas han cambiado: leer últimas intervenciones. Pronto más novedades.

(+) Noticias anteriores: Tablón de Noticias.



Mensaje No estoy enferma, lo que estoy es....

|

 por Aubrey Miller el 16/11/2016, 7:35 am

29 de Abril 2016

Aquella mañana la había dedicado enteramente a ella. Viajó al pasado, vio montones de fotografías que le traían gratos recuerdos, le ayudó a poner un poco los pies en la tierra pero aquello no apaciguaba su miedo.

Se puso un vestido porque ningún vaquero le entraba, se miraba en el espejo que había en el recibidor y así estuvo durante diez minutos, pensando si le quedaba bien, no había nada que se le marcase pero la mente juega malas pasadas y ella se sentía idiota por ello, se recordó el motivo por lo que hizo todo aquello esa mañana, era para recordarse de donde venía y quien era.

Suspiró y se fue hasta la cocina, se preparó un zumo de pomelo y se lo metió en uno de esos vasos de café. Volvía hasta el recibidor y miraba dentro del bolso cerciorándose que llevaba todo, aquella dichosa prueba y la otra que seguía en su caja sin usar. —Un Miller no huye, se enfrenta a las situaciones que el destino le planta delante—. Excepto si tu padre te lo pide, que entonces sales corriendo. Se recordó y sonrió y ver aquella sonrisa frente al espejo la relajó.

Caminó hasta casa de James y se paró frente a la puerta, alzó la mano para golpearla pero se quedó en el aire. De nuevo el miedo y las dudas le atormentaban pues ella no pudo recibir con la alegría que le hubiese gustado aquella noticia pues no podía quitarse de la cabeza el cómo podría tomársela él. Las pocas veces que habían sacado ese tema parecía que él tan solo esperaba el momento adecuado y a la mujer adecuada y aquel no parecía ser el momento adecuado y ella no creía ser aquella mujer. De nuevo aquel nudo apretaba fuerte en su estómago y las ganas de vomitar aumentaron.

Vamos Brey ¿Qué es lo peor que puede ocurrir? Que no quiera saber nada del asunto y que eso provoque distanciamiento entre los dos. Se respondió a sí misma y de nuevo miraba aquella puerta con terror. Tras respirar pausadamente unas cuantas veces, que llegaron a convertirse en cinco minutos de respiraciones profundas, Aubrey Miller tocó a esa puerta para dar una noticia que James seguramente no esperaba recibir.

Volver arriba Ir abajo

Desde el día de su cumpleaños parecía que nuevos cambios estaban por llegar en la vida de James pero incluso el hecho de asumir giros drásticos en su día a día empezaba a convertirse en una rutina para él ya que no parecía estar destinado a una vida sosegada y tranquila y en el fondo era consciente de que tampoco la deseaba. Tener momentos de aquel estilo era genial pero que se convirtieran en algo continuo hubiera terminado por aburrirle.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
La melena pelirroja frente a su puerta llamó su atención a varios metros de distancia. Hubiera logrado reconocerla desde mucho más lejos si no fuera por aquella densa niebla pero al menos se habían librado de la incómoda oscuridad y con suerte el ambiente iría mejorando poco a poco -¡Mira a quién tenemos aquí! - exclamó animadamente, sobresaltando a Aubrey al llegar precisamente desde su espalda en lugar de abriendo la puerta como ella esperaba -Esta vez sin excusas, ¿eh? Me gusta - admitió acercándose a ella cargando con Popó en un brazo y algunas bolsas de la compra en otro.

Se inclinó un poco para besarla en la mejilla y entonces intentó buscar entre los bolsillos de su chaqueta pero aquello parecía haberse convertido en una hazaña digna del mejor de los malabaristas así que desistió rápidamente -¿Puedes coger la llave? - le pidió con total confianza, algo más animado que semanas atrás debido a la nueva compañía temporal de la que disponía en casa -¿Conocías a Popó? Es de mis sobrinos, por eso tiene un nombre tan... especial- tuvo que reírse con cierto sarcasmo pero la verdad era que le parecía gracioso, aunque resultara infantil.

Volver arriba Ir abajo

Si algo no esperaba es que su voz apareciese a su espalda. Se asustó y el bote que pegó había sido notorio, incluso apretó de más aquel vaso que simulaba llevar café, agradeciendo que estuviese ya medio vacío. También los nervios le andaban jugando una mala pasada y no le gustaba en absoluto sentirse tan insegura.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Alzó la cabeza y se giró para mirarle sonriendo ante su clara afirmación de no tener excusas. "Si supieras por lo que estoy aquí seguro no te gustaba tanto." Pensó ante la situación y la noticia que debía darle y de nuevo sentía como su estómago amenazaba con ponerse del revés.

Le observo más detenidamente y le hacía gracia verle tan atareado, parecía estar haciendo malabares entre las bolsas y el perro, cosa que le sorprendió pues si no se equivocaba aquel animal ya lo había visto antes y tenía la certeza de saber muy bien dónde. — ¿Sorpresa?—  Dijo encogiéndose de hombros, esperando que se acercara a ella.

Claro, pero para cuando te veas solo deja las bolsas en el suelo y busca la llave, estas no tienen patas para salir corriendo— . Se burló un poquito de él y seguidamente metió la mano en el bolsillo de la cazadora de James en busca de las llaves perdidas. — Sí que lo conozco, lo vi cuando llevé a Annie. Me pareció un nombre bastante peculiar, es algo difícil de olvidar— . En cuanto encontró las llaves las movió al aire antes de comenzar a abrir la puerta.

Se echó a un lado para dejar paso a James y en cuanto ambos estuvieron dentro cerró la puerta tras de sí, ya podría soltar a Popó con tranquilidad además que Aubrey tenía ganas de acariciarlo ya que la última vez se quedó con las ganas. Se adentró en la casa y notaba que estaba diferente, pequeños detalles como algún que otro juguete tirado, el balón de fútbol en una de las esquinas, también contaba el perro. — ¿Cómo es que tienes al perro aquí? Con lo recelosa que es esa mujer con sus cosas es extraño.—  Fue hasta la cocina, dejó aquel vaso encima de la mesa y retiró una de las sillas para sentarse. Popó se acercó a ella y esta le instó para que se subiera encima y así poder achucharlo un poco.

Estas extraño James, pero no para mal, me gusta— . Le dijo mientras le observaba guardar la compra, dándose ella misma un tiempo que de poco servía, tan solo para alargar más la duda y preocupación que cargaba.

Volver arriba Ir abajo

-Solo era una excusa para que me metieras mano en los bolsillos - respondió al intentó de usar la lógica de Aubrey con una suave risa, acariciando al cachorro apoyado en su pecho mientras ella se encargaba de abrir la puerta permitiendo el acceso a la vivienda. En aquellos momentos todo estaba tranquilo y en silencio, quizá algo más revuelto que cuando convivía con Kate pero ese era precisamente uno de sus sellos de identidad.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Dejó al perro en el suelo en cuanto llegaron a la cocina pero el animal siguió correteando entre sus piernas con un ligero movimiento de cola, apoyándose de vez en cuando en los pantalones de James en un intento de solicitar atención antes de decidirse a acercarse a Abbie con más precaución, olisqueándola a cierta distancia antes de atreverse a acercarse a sus llamativas botas -¿Sus cosas? Es un perro, no hablamos de un jarrón - le recordó con una renovada risa, dejando claro que no estaba dispuesto a perder el buen humor ni siquiera sacando a relucir uno de sus temas más odiados: Diane -Es solo una especie de préstamo - admitió con un ligero encogimiento de hombros. Asumía que aquello era temporal pero había decidido disfrutar del tiempo que dispusiera para ello en lugar de pensar en cuando se acabaría.

-¿Yo?, ¿extraño? Ah, te refieres a animado - primero arrugó un poco la frente pero no tardó en relajar la expresión, continuando con el vaciado de las bolsas en sus respectivos armarios sin perder la sonrisa. Eran días buenos y la presencia de Abbie solo lo mejoraba más así que en aquel preciso instante no podía quejarse de nada -¿Quieres tomar algo con eso? - señaló vagamente el vaso que la pelirroja había traído consigo y cuando hubo terminado de guardarlo todo, que tampoco era demasiado, apoyó ambas manos sobre la mesa para mirarla -Connor se está quedando unos días conmigo, ahora está en clase - movió las cejas para dejar patente lo sorprendente que le parecía incluso a él y entonces dobló los brazos, apoyando los antebrazos mientras comprobaba su reloj -Todavía le queda, volverá a llegar quejándose de los deberes - tomó asiento apartando algunas migas de la mesa en el proceso -¿Alguna novedad en el ambiente?, ¿como van los bollos de Hathor? - estaba convencido de que hablaban a menudo y no le sorprendía que la hubieran elegido como madrina.

Volver arriba Ir abajo

Había algo allí que no le cuadraba ¿Una especie de préstamo? Lo poco que estuvo en aquella casa el perro parecía estar bastante apegado a los niños, verlo allí le extrañaba, ver todas aquellas cosas que ahora mismo le resultaban fuera de lugar también llegaban a confundirle.

No, gracias. Así estoy bien —. Negó rápidamente ante el ofrecimiento de algo, estaba segura que con tan solo el olor le entrarían náuseas y no estaba por la labor de darle la noticia mediante evidencias.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Sabía que la compañía de sus sobrinos llegaba a animarlo pero nunca hubiese imaginado tanto. Aubrey reía ante aquel comentario y de lo bien que conocía al niño pero ¿Qué niño no se quejaba de los deberes? — ¿Y le ayudas a hacerlos? Eso lo entretendrá y le haces ver que esa tarea no es tan tediosa—. Imaginó a James sentado en la mesa ayudando a Connor y vio aquella imagen como imposible. —Seguro que tú también piensas que los deberes son un asco y apoyarías al niño de que hacerlos es aburrido—. Su sonrisa se ensanchó, incluso se permitió reír, pues lo poco que había estado con Connor pudo ver que tenía demasiadas cosas de James.

En cuanto le vio sentarse la seriedad volvió a su rostro, recordándose él porque estaba allí. Hablar de Connor animaba al hombre e incluso la pelirroja se reiría de las anécdotas pero había una sola cosa que le urgía contar. Le observaba en silencio, Aubrey jugueteaba con aquel vaso para disimular su nerviosismo, tenía ganas de gritarlo y así quitarse aquel peso de encima pero sabía que aquello no sería lo apropiado. Casi se carcajea ante su curiosidad por las novedades, aquella risa se le fue en cuanto le preguntó por Hathor.

Pues la muy insensata no fue todavía al médico, le eché la bronca correspondiente por no ir y ver como se encuentra mi ahijado. Además… No es la única que tiene un bollo en el horno. Pensó y tras reírse ella sola ante la ironía sopesaba si era el momento adecuado o no, de todas formas debía decírselo fuese o no la oportunidad que esperaba.

Lo cierto es que vine porque tengo razones para hacerlo —. Comenzó a mover el pie nerviosa, de nuevo sentía ese miedo y ante la imposibilidad de estarse quieta dejó al perro en el suelo y se levantó de la silla. Ando nerviosa de un lado a otro y se echó una mano a la frente hasta que volvió hasta la silla y se volvía a sentar para levantarse de nuevo. Así tan solo lograría poner más nervioso a James y se obligó a frenar, de pie se agarró al respaldo de la silla y miró a James.  —Frente al espejo parecía más fácil, pero… — Hizo un par de respiraciones profundas y pensó que soltarlo sin más seria fácil pero impactante.  —Ayer fue Hathor a verme y en cuando le dije lo que me pasaba comenzó a reírse de mí y me obligó a… joder —. Pasó una de sus manos por su frente y la dejó quieta tras su cabeza, buscó los ojos de James y se quedó mirándolos fijamente durante unos segundos.  —Estoy embarazada —. Noticia soltada y en vez de sentirse liberada sentía como la presión crecía.

Volver arriba Ir abajo

-La verdad es que ponerme a hacer deberes no es precisamente lo que yo considero pasarlo bien con mi sobrino - admitió encogiéndose un poco de hombros. Alguna vez había ayudado a los niños con sus tareas pero por norma general prefería que fueran autosuficientes y dependiendo de la asignatura en cuestión podría resultar peor su consejo que dejarles a su aire.

Movió ligeramente las cejas dando a entender que le había pillado respecto a comentar en voz alta que aquella tarea era un aburrimiento pero pronto pasaron al tema de Hathor y sus futuros niños. Imaginaba que Aubrey se sentiría pletórica con la idea de tener ahijados pero la reacción no fue la esperada. La pelirroja empezó a dejar patente un creciente nerviosismo que desconcertó a James -Estás empezando a preocuparme - la siguió con la mirada de un lado a otro, moviendo un pie por debajo de la mesa con inquietud.

Ya había tenido demasiadas malas noticias en los últimos meses como para asimilar otra de repente pero parecía que los bombazos no estaban dispuestos a irse de su vida así como así.

Primero sacudió la cabeza sin entender en absoluto a dónde quería llegar con aquellas tribulaciones. Sabía que iba a escuchar algo malo pero de todos modos no imaginaba que iba a tratarse de algo así.

Quedarse embarazada y tener hijos espontáneos parecía haberse convertido en una especie de extraña plaga en el pueblo pero la idea de que precisamente ella fuera una de las afectadas... No estaba seguro de como sentirse al respecto además de desconcertado y algo dolido. Era consciente de que Abbie no tenía ninguna culpa de todo aquel engorro pero no podía evitar que la frustración se adueñara de él.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

El silencio se instaló en la cocina y las risas dejaron paso a una duda que no quería pero debía ser asumida -Supongo... - carraspeó y se movió algo incómodo en la silla, mirando la mesa antes de finalmente devolverle la mirada -¿Volviste en ese estado después de desaparecer? - dedujo basándose en el caso cercano de Annie ya que ellos siempre habían sido precavidos en sus relaciones y por tanto aquella posibilidad no podía cruzarse por su cabeza. Se sintió tentado a ello pero sabía que no debía o acabaría siendo peor -No te preocupes, ahora tienes a tu hermano contigo y ya sabes que Hathor y yo te ayudaremos en lo que podamos - quizá no sonaba tan convencido como querría pero sí que lo decía en serio. Simplemente hubiera preferido que las circunstancias fueran algo distintas.


Volver arriba Ir abajo

¿Para qué dar rodeos si al fin y al cabo era algo que debía decir? ¿Suavizarlo o ser sutil? A Aubrey le costaba hacer una cosa como ser la otra por lo que lo dijo de golpe, sin más, esperando que aquella información llegara hasta él y le explotara en su mente.

El silencio formó un ambiente tenso, la pelirroja observaba los gestos de James, sabía que aquello no le gustaba y aquel miedo que tenía, aquel que se empeñaba en hacer desaparecer volvía de nuevo a ella, se acrecentaba a cada segundo y que él no dijera nada no ayudaba en lo absoluto.

Acabó sentándose de nuevo en la silla ya que notaba como las piernas le temblaban, se había mentalizado y obligado a aceptar las distintas respuestas que podía obtener y la que recibió era una de las posibilidades pero no la que ella deseaba.  —Supones… ¿Preguntas o afirmas? — No le culpaba, ni tan poco le extrañaba pero si le hería.  —No lo sé, intento sacar cuentas pero esas tres semanas me las descuadra. Para decir verdad ni siquiera había sopesado la posibilidad que en esas tres semanas yo… No, ni pensarlo, ni me lo había planteado —. Se sinceró agarrando el vaso con más fuerza de la debida entre sus manos, mostrando un  semblante  serio ya que era en ese instante que sopesaba la posibilidad que James le planteaba, una que él había lanzado y que Abbie sentía que era para quitarse aquella responsabilidad de encima.

—¿Y si es de antes de desaparecer? ¿Y si no fue durante la desaparición y ha sido después?—
Preguntó con miedo, cargada de duda y preocupación. Dejó de apretar el vaso y alzó la vista sin saber muy bien donde fijarla, mirar a James le dolía, incluso dudaba de cuál de las dos era la mejor opción.  —Sea lo que sea el lunes se saldrá de dudas  pero lo que tengo bien claro es que esto va a cambiar totalmente mi vida por mucho que me ayude Einar, Hathor y … y tú —. Dudó, pues sentía que aquello cambiaria totalmente la extraña relación que mantenían, eso era a lo que más temía.

—En cuanto me enteré por un momento llegué a sentirme desdichada, luego me culpaba por ello porque ¿cómo podía sentirme así por ser madre? Lloré, reí e incluso hacía ambas cosas a la vez pero… estaba aterrorizada, lo sigo estando. Esta mañana la dediqué a pensar, ya tenía la noticia asumida y aceptada pero temía tu reacción—.
Cruzó los brazos sobre la mesa y dejó caer su cabeza sobre ellos, apretó fuertemente los ojos y volvía a respirar de manera pausada para contener los nervios, las lágrimas y las ganas de gritar.  —¿Por qué no logro ser del todo feliz?—

Volver arriba Ir abajo

La miró sin poder evitar sentirse bastante extrañado ante la opción que al parecer ella había visto claramente. ¿De verdad no se había planteado la desaparición como detonante de su estado? A su modo e ver era lo más lógico -No lo sé, supongo que no es imposible que sucediera antes o después pero es complicado porque siempre tomamos medidas. Por eso pensé que se trataba de algo parecido a lo de Annie pero supongo que no podemos estar del todo seguros - empezó a toquetearse la barba, pensativo.

Que él supiera la posibilidad de quedarse embarazada usando protección era prácticamente nula pero podía haber sucedido alguno de esos inoportunos accidentes que ninguno de los dos había sido capaz de predecir, quizá por algún producto defectuoso o váyase a saber pero el caso es que esa posibilidad le planteaba una opción mucho más relevante que la anterior: una paternidad no buscada. La simple idea conseguía que le temblara el cuerpo, básicamente porque siempre había considerado que algo así de delicado tenía que estar bien planificado pero tampoco le desagradaba del todo la perspectiva, solo era precipitado.

-Es normal que te asustaras, joder, incluso yo lo he hecho -
admitió con una risa algo nerviosa, frotándose las manos sudorosas en el pantalón antes de mirarla sorprendida -¿Mi reacción? Bueno, supongo que si creías que fue antes o después de la desaparición tiene lógica, claro - asintió para si mismo. Era curioso haber estado esperando algo así y que le costara tanto encajarlo llegado el momento. Quizá no estaba tan preparado como le gustaría pero nuevamente se dio cuenta de que tampoco era algo que te aterrorizase.

-No sé, Abbie. No puedo opinar si no estamos seguros de que yo forme parte de todo esto, ya me entiendes. No me gustaría influir en tu decisión si al final resulta que no... - lo dejó en el aire, hablando lo más calmado posible para transmitirle al menos esa tranquilidad -Sea lo que sea te ayudaré, eso sí te lo puedo garantizar, y de hecho me gustaría acompañarte a esas pruebas el lunes, siempre y cuando te parezca bien porque quizá te sientes incómoda con algo así. Es un tema delicado - se frotó el cogote un momento, observó el techo sobre sus cabezas y al volver a mirarla carraspeó. Lo que le rondaba por la cabeza no era precisamente fácil de soltar sin más pero lo haría porque siempre habían sido abiertos el uno con el otro y estaba seguro de que ese era uno de los motivos por los que prácticamente no había peleas ni desacuerdos entre ambos -A no ser que me quieras decir que incluso siendo durante la desaparición prefieres que asuma la paternidad, entonces ya no habría dudas al respecto - volvió a carraspear sintiendo que se había pasado de listo pero era un detalle demasiado relevante como para dejarlo en el aire sin más.

Volver arriba Ir abajo

Ante las palabras de James la pelirroja se sobresaltó e incorporó, le miró con miedo y el nerviosismo comenzaba a notarse en ella, su cuerpo se estremeció por lo que en su cabeza pasaba ¿ella le había dado a entender aquello? —James, yo no quería decir eso yo… ¿Cómo iba a cargarte con esa responsabilidad? Una cosa es ayudar y otra bien distinta criarlo. No me malinterpretes, con esto no quiero decir que no quiera que tú… que tú seas el padre pero pedirte algo así…—. Observó su manos y apretó fuertemente sus rodillas, miraba sus nudillos blancos y retenía la respiración, estaba a punto de estallar, lo sabía y le avergonzaba que él viese aquella imagen tan deplorable de ella.

¿A quién pretendo engañar? Lo deseo, quiero que seas parte de este error, quiero que seas tan responsable como yo de esto.  Yo… no pensé en esas tres semanas porque no podría concebir lo que ello supondría—. Su voz tembló, se fue apagando hasta volverse un tanto ronca y las primeras lágrimas resbalaban por su rostro. — ¿Me forzaron? ¿Me drogaron? ¿Me…? Dios, es atroz y solo pensar en ello… No puedo con eso James—. Poco a poco se derrumbaba, se encogía y se hacía una pequeña bola. Ocultaba su rostro con la frente apoyada en sus rodillas, abrazándose a estas. —Es más fácil ser egoísta y pensar que es lo mejor para el niño, tú eres esa opción. En la vida podría encontrar a alguien que pudiese ser el mejor padre para mi hijo. Lo siento, siento desear que esto sea fruto de un error y no de algo que… a saber qué—. Alzó la cabeza y limpió su cara con una de sus mangas,  movió la cabeza de lado a lado para tratar de despejarla y tras un par de gimoteos más y unos cuantos suspiros comenzaba a calmarse.

Apoyó la barbilla en sus rodillas y se obligó a mirarle, pensaba que había dado un espectáculo, que sus palabras no eran gentiles o amables como habían sido siempre, se sentía como si fuese mala.

Aubrey se veía con la necesidad de cambiar de tema de manera elocuente como tantas veces hacía ella pero en esta ocasión no se podía, era algo a lo que se debía de enfrentar y echarse a llorar había sido algo que necesitó en ese momento para despojar sus miedos. —Puedes venir el lunes si quieres, no me es incómodo que estés presente, creo que hasta me ayudaría a sobrellevarlo mejor—. Se mordió el labio inferior con fuerza para no lanzar aquella pregunta, era un maldito compromiso el hacerla pero quería salir de la duda, ya se sentiría luego un tanto miserable  a la par que aprovechada, llevaría arrastrando aquella culpabilidad por días. —¿De verdad asumirías toda esa responsabilidad en caso de qué…? Ya sabes.— Al menos sabría que su respuesta sería sincera pues siempre lo habían sido el uno con el otro.

Volver arriba Ir abajo

Arrugó  la frente y ladeó un poco la cabeza cuando Abbie empezó a mostrarse tan alterada. No le gustaba verla en ese estado de nervios y preocupación pero sabía que era inevitable considerando las circunstancias por lo que tendría que ser paciente y darle tiempo para asimilarlo todo y ordenar adecuadamente esas ideas que no parecía tener del todo claro. Suponía que todo aquel asunto había sido igual de repentino para ella que para él.

Inspiró aire profundamente y lo contuvo durante largos segundos mientras la oía admitir que quería que él fuera el padre. No habría esperado una respuesta tan contundente ni siquiera viniendo de ella y por eso tardó un poco en reaccionar, suspirando largamente y con alivio -No lo sientas, es comprensible que esa idea te asuste pero no tienes porque pensar en ello ni maltratarte - quiso proseguir para evitar que la pelirroja siguiera torturándose con aquella situación que claramente la avergonzaba pero ella se le adelantó de nuevo. Era evidente que necesitaba desahogarse pero James no pudo evitar ligeramente con la cabeza.

-Gracias, la verdad es que yo también necesito estar presente allí - se sintió halagado cuando aceptó su compañía para acudir al médico pero la verdad era que después de haber confesado que quería que fuera el padre de lo que se gestaba en su interior cualquiera pensaría que no se podía aspirar a mucho más.

Entrelazó las manos sobre la mesa y las observó pensativo después de recibir aquella pregunta de forma directa. Era consciente de que no podía precipitarse ni arrepentirse de una respuesta tan importante como aquella y por eso reflexionó un poco más los pros y contras antes de devolverle la mirada -Como tú misma has dicho hace un momento no se me ocurriría nadie mejor con quién poder formar una familia así que... Sí, estaría dispuesto a dar ese paso si tú también estás segura de que eso es lo que quieres. Ten en cuenta que después te costaría mucho deshacerte de mí -le sonrió momentáneamente y entonces volvió a suspirar -Pero tienes que empezar por dejar de actuar como si te fuera a morder. Intenta relajarte, ¿vale? Ya sé que esto es jodido pero podemos ir aprendiendo juntos - en realidad él ya tenía algunas nociones básicas gracias al cuidado de sus sobrinos pero una paternidad compartida sería distinta, intuía que todavía mejor a pesar de los inevitables contras.


Volver arriba Ir abajo

Le miraba avergonzada, deseaba esconderse en el agujero más profundo por su descaro. Sentía que se estaba aprovechando de él y aquel era un sentimiento horrible, pues aquella no era su intención pero tampoco esperaba encontrarse en una situación como aquella, había llegado de golpe y de manera precipitada.

En silencio observaba las manos entrelazadas de James, pensado que era increíble como la idea de abortar no había aparecido como opción en ninguno de los dos. Supuso que aquello ya era un paso pues aquello la pelirroja no lo veía como solución, fuese de quien fuese y pasase lo que pasase ella seguiría adelante. Hathor le había repetido hasta la saciedad que no estaría sola en aquello pero eso no quería decir que el miedo en Aubrey se apaciguase.

Las palabras de James le calaron hondo, esperaba una opinión, una suposición… algo totalmente distinto a aquello. Se sintió halagada, afortunada y aquel miedo se iba disipando, saber que tendría a James a su lado en aquella experiencia le tranquilizaba. —No sé porque razón querría deshacerme de ti—. Apoyó una de sus manos sobre las de él y apretó levemente, ya estaba volviendo a la normalidad, se le veía más relajada.

Lo siento, todo. Es tan repentino que… se me ha ido un poco la cabeza, se me ha ido de las manos ¿verdad?— Sonrió, al fin dibujaba una leve sonrisa y con ello notaba como la tensión se iba poco a poco.

Se levantó y fue en busca del refugio de los brazos del hombre, era como una necesidad para sentirse del todo reconfortada. —Me pregunto qué es lo que habré hecho tan bien para tenerte a mi lado—. Apoyó la frente en su hombro escondiendo su rostro y riendo un poco pues su confianza en ella misma menguaba cuando de James se trataba, era como si no se viese suficiente para él. Quizá por ello le costaba creer que aquello estuviese sucediendo de verdad.

Se separó de él y se apoyó en la mesa, ya se le veía más animada y comenzaba a ver de nuevo todo con optimismo. —La gente tienen hijos y repiten, seguro que no es tan difícil ¿verdad? Supongo que conforme vayan llegando las cosas pues se aprenden ¿No?— Se apartó de la mesa y se fue hasta el frigorífico, al abrirlo y ver que si había fruta sonrió, ya veía que tener a Connor allí tenía sus cambios. Cogió una manzana fijándose de que siempre escogía aquella fruta para apaciguar el hambre, tras lavarla y darle un bocado volvía al pequeño salón.

Gracias. Por encontrarme aquel día, por resolver todas mis dudas, por ayudarme a sobrellevar todas las rarezas del pueblo, por contar conmigo en esas investigaciones, que mandases a Hathor a la puerta de mi casa. Agradezco mucho que me acompañaras a Hakone, no sé qué hubiese sido de mí si no hubieses estado allí, lo cambiaste todo James. Me va faltar vida para devolverte todo lo que has hecho y estás haciendo por mí—. Por general no era de decir ciertas cosas en voz alta, muchas veces no hacían falta las palabras pero en ocasiones se sentía tan al borde del colapso que necesitaba decir todo lo que sentía, se avergonzaba cuando lo hacía y más con él que sabía que no le gustaban aquellas cosas y por ello cuando se explayaba de aquella manera acto seguido quería huir para evitar a la otra persona el compromiso de responder, pues ella no decía esas cosas por recibir palabras semejantes a cambio, no le hacían falta, pero si creía poner al otro en el compromiso de hacerlo.

Más vale que no te falten manzanas, creo que me volveré adictas a ellas—. Comentó de manera rápida para que aquellas palabras de agradecimiento quedasen atrás, como si en vez de algo de importancia estas quedasen como algo aleatorio.

Volver arriba Ir abajo

-No se te ha ido nada, creo que has sido incluso bastante sensata considerando lo ocurrido así que no le des más vueltas - no quería que empezara a culpabilizarse de nada, él mismo le había hecho aquella extraña oferta y no se echaría atrás a menos que las cosas se torcieran de manera estrepitosa o dolorosa, cosa que tratándose de Abbie dudaba mucho que llegara a suceder y por eso mismo había aceptado. Era de las pocas personas que le había demostrado que podía confiar ciegamente en ella, dejando una pequeña excepción para la cuestión de meterse en líos pero él también pecaba en ese ámbito y por eso podían entenderse a pesar de preocuparse el uno por el otro.

Se levantó de la silla rápidamente en cuanto la vio acercarse y no tardó en corresponder al abrazo con una risa suave -Deja de decir esas cosas, vales lo mismo o más que yo, que no te quepa duda - le pellizcó un costado a modo de reproche mientras volvía a apartarse, rascándose un brazo distraídamente -Bueno, bueno, hablar de repetir sí que es precipitarse... - volvió a reírse sin tomárselo en serio, lógicamente. Todavía era demasiado pronto para pensar en todos esos detalles y posibilidades, por el momento todavía había que confirmar que todo estuviera yendo bien e intentaría ir asimilando la nueva información poco a poco.

Mientras ella se tomaba la libertad de servirse aquella manzana la substituyó apoyándose en la mesa con los brazos cruzados -No tienes que devolverme ni agradecerme nada, todo eso lo he hecho encantado y por decisión propia. No necesito reembolsos ni nada por el estilo - negó con la cabeza a modo de desaprobación. Esa era una de las pocas cosas que no le gustaban de Aubrey, era incapaz de comprender como alguien tan evidentemente encantadora no era capaz de apreciarse a si misma -Y de todas formas tu compañía ya es suficiente compensación para mí así que estamos en paz - se inclinó y le robó un mordisco de la manzana, o al menos lo intentó aunque más a modo de juego que otra cosa -¿Tu antojo van a ser las manzanas? Menos mal, son baratas - bromeó, suspirando de manera exagerada a modo de alivio.

-Cuando hayamos ido al médico tendremos que hablar sobre dónde vas a preferir quedarte cuando empieces a necesitar ayuda - sabía que convivía con su hermano y por eso no estaba muy seguro de si preferiría seguir en su casa o trasladarse a la de él. Todavía resultaba raro pensarlo pero iba a ser el padre de aquel niño así que no debería ser mala idea aunque en aquel momento todavía pareciese algo lejano e incluso surrealista.

Volver arriba Ir abajo

Pocas veces eran las ocasiones en las que James no estaba atento de sus palabras. No entendía aquel gesto que casi rozaba la decepción pero a la pelirroja se hizo una nota mental de que aquellas muestras contra menos frecuentes se hicieran mejor. —Eso lo dices ahora, espérate a que nos veamos diariamente y luego opinas de mi compañía—. Comenzó a reírse, tan solo bromeaba pues si algunas veces podía ponerse un tanto insoportable pero eran muy pero que muy pocas las ocasiones que eso se daba.

Casi que le empotró la manzana en la boca al ver sus intenciones y en cuanto le dio el mordisco ella continúo con su almuerzo. —Esto ahora, a cada mes iré cambiando de antojos y cada vez los pediré más caros y ya es tarde para huir Neutrón—. Le sacó la lengua a modo burla y se apoyó en la mesa, haciéndose un pequeño hueco a su lado.

Suspiró ante aquella petición, era algo que debían pensar ambos pues todo dependía de demasiadas cosas. —¿Me estás proponiendo que me venga aquí? — No le pasó desapercibido el "cuando empieces a necesitar ayuda" y escondió aquel gesto triste tras la manzana, apoyando sus labios en esta y sopesando aquello, pues más que por querer parecía hacerlo por cumplir. —Todo depende lo mucho que quieras implicarte en esto. También necesitaremos nuestro tiempo para asimilarlo y creo que podré manejarme bien durante unos cuantos meses, si pasado ese tiempo te ves preparado para lo convivencia volvemos a hablarlo sino… Tampoco estamos tan lejos el uno del otro ¿verdad?— Imaginar que estarían separados durante el embarazo e incluso criando al bebé no era algo que le agradase, aquello más que familia parecería un divorcio muy bien llevado con custodia compartida pero demasiado estaba haciendo James por ella como para exigirle formar una familia.

Debería irme, aún debo darle el bombazo a mis hermanos. Solo pensar en Einar me entran escalofríos ¿Te parece bien si vengo a cenar? Así aprovecharía y veo a Connor. Si tienes que trabajar vendría igual por verle a él—. Sentenció como que sí o sí cenaría en aquella casa.

Tras tirar los restos de la manzana volvía a abrazarle, sabía que debía irse pero tampoco quería dejarle solo, le había puesta una gran losa sobre los hombros y marcharse lo veía como dejarle todo el peso encima, pero pronto volvería, con aquel falso consuelo se obligó a despedirse de él y marcharse a su casa.

Volver arriba Ir abajo