o
Saint Lorene
Secrets Stories — 3 ½ años
Pueblo aislado y abandonado.
^
Cuando nos contaban por las noches la leyenda del glorioso Rey que se erguiría en un pueblo de llamas, nunca imaginamos que fuese a suceder justo aquí en nuestro hogar. Desaparecidos, afectaciones, desastres naturales, muros altos, extraños pájaros, secretos, persecución, adrenalina y acción. ¿Cuándo te mudas con nosotros?

Une fantasía, misterios, un pasado oculto y secretos a revelar en una trama desarrollada por capítulos que cambian el clima completo del pueblo. Tenemos 3 años en línea, compromiso, actividad constante y una comunidad familiar.
— Situación Actual
Línea de Tiempo, hasta el 30 de diciembre 2016 inclusive. 02º a 10º grados, invierno.

— Estación de tren: clausurada.
— Muros: altos.
— Servicios: con fallas.
— Comunicaciones: sólo internas.
Afectación de 2do Grado: ninguna.
— Tramas activas
19/08. MiniEvento. Constance.
16/08. Evento. Mañana.
05/07. SubCapítulo. Old Town, etapa 3.
26/06. SubCapítulo. Old Town, etapa 2.
05/06. SubCapítulo. Old Town, etapa 1.
10/04. Evento. Natsu Matsuri.
13/02. TC. The Under-Market.
12/02. TC. Let's find out.
08/02. TC. The hidden death.
07/02. TC. Into the deep fog.
19/01. ME. Sálvame.
19/01. ME. Heridos [secreta].
23/12. SCap. Lorene.
14/11. ME. Los Guardas.
  • ·
  • ·
  • ·
— Noticias[onrol]
18/12. Por la calle, Constance con el tanque de guerra.
25-30/12. Llega Navidad, pasa el tiempo.
12/12. Regresamos... ¿y ahora? ¡Qué ha pasado con el tiempo!?; x.
05/07. Novedad en GossipSL, leer.
23/09. ¿Dónde estoy? ¿dónde están todos?
26/06. Inicia E2 Old Town en — Nowhere.
23/01. Limpieza de Junio.
19/06. Finaliza E1 de Old Town.
05/06. Inicia E1 Old Town en — Nowhere.
27/05. Cerradas inscripciones: Old Town, la trama dará comienzo el 05/06.
09/05. Abierta inscripción al nuevo y gran subcapítulo: Old Town .
05/05. Adelanto de Línea de Tiempo a 22 de Septiembre.
01/08. Reporte muy interesante sobre TheRebels, información recaudada por LG.
18/04. Abiertos los juegos del evento: ¡Jugar!
10/04. Nuevo evento: Natsu Matsuri.
30/03. Añadida una nueva Trama Buscada: leer.
30/03. Adelanto de Línea de Tiempo a 07 de Agosto.
29/03. Añadidas nuevas Tramas Sugeridas: leer y una nueva Trama Buscada: leer.
21/07. Me enteré que hay vecinos nuevos queriendo contra-atacar a TheRebels, ¿oíste?
21/03. Añadida una nueva Trama Buscada: leer.
25/06. Otro desastre en el Brenam’s Café, ¿sabías?
18/03. Adelanto de Línea de Tiempo a 31 de Julio.
17/03. Resultado del The Fate Roulette.
13/03. Nuevo concurso de The Fate Roulette.
07/03. Adelanto de Línea de Tiempo a 24 de Julio.
30/06. Ey... que raro esto, mi reloj se ha detenido. ¡Ah y el mío también!
18/06. ¡OHH! La bruma se ha ido, los muros han bajado y el tren regresado. ¿¡En serio?!
24/02. Adelanto de Línea de Tiempo a 15 de Julio.
14/02. Nueva TC: The Under-Market.
07/06. Nuevos reportes en el Lodge Gazeta.
13/02. Hemos añadido una lista nueva de Tramas Sugeridas (x) y además un nuevo sistema de tramas: Tramas Buscadas (TB).
12/02. Nueva TC: Let's find out.
11/02. Aviso sobre próximas TC: se abrirán en el plazo de tres días.
08/02. Nueva TC: The hidden death.
07/02. Nueva TC: Into the deep fog.
31/05. ¿Oíste sobre los túneles debajo del pueblo? Mmhh cuéntame.
30/01. Limpieza de Enero.
28/01. Avance de todas las ME actuales y apertura de la TCs del nuevo CapV: ¡corre a inscribirte! Avance de unos días en la LdT.
19/01. Abierta ME en el HH para heridos tras cierre de trama en Lorene ¡asistir! Otra ME abierta, para los secuestrados de locación secreta.
17/01. Con el cierre de la trama "Lorene", se han añadido objetos de supervivencia para poder rolear en el exterior: ¡comprar!
20/05. El Lodge Gazeta informa las medidas de seguridad que se deberán tener en cuenta, leer.
20/05. Los ciervos convocan al pueblo en rededor de Lorene, pero alguien más los está esperando... ¡Una bomba! ¡Corran!. Y ahora... ¡la bruma se ha vuelto venenosa, a resguardarse!
05/01. Limpieza de Diciembre.
31/12. ¡Feliz 2017, Felicidades!
23/12. ¡Feliz NocheBuena & Navidad para todos!: ¡Regalos sorpresa!
23/12. Comienzo de nueva trama: Lorene.
14/12. Renovación del foro + inicio de Capítulo V: participar.
02/12.¿Quieres jugar al famoso juego del Santa Secreto? ¡Claro!
23/04. ¿Oíste? Se cortó el agua y prohibieron la cercanía a los muros. ¿En serio?
25/11. Encuesta para los usuarios: leer.
24/11. ¡Renovado mapa del pueblo: leer!
22/11. Limpieza de Noviembre.
16/11. Nueva trama sugerida: leer, relativa a The Anonymous.
14/04. Importante folleto se reparte por el pueblo, leer.
14/11. MiniEventos abiertos: El plan de AutoAbastecimiento & Los Guardas.
10/04. Un nuevo rumor ronda por el pueblo, averiguar cuál es.
06/11. Inscripción a nuevos MiniEventos: aquí.
01/11. Avance de trama y línea de tiempo: aquí, importante lectura de varios acontecimientos.
24/10. Nuevo subcapítulo abierto: aquí. Final de Capítulo IV.
13/10. Una nueva tanda de tramas cruzadas se ha abierto: in their wings, in their eyes & in their voice.
12/10. Un pequeño regalo sorpresa a todos los que han roleado hoy (x).
11/10. Se han añadido nuevas Tramas Sugeridas, puedes tomar alguna aquí.
10/10. Todas las TCs activas han finalizado con éxito. Una nueva tanda se aproxima, aún hay tiempo para anotarse aquí.
28/03. Nuevas noticias importantes, publicadas aquí.
05/10. Todas las ME han finalizado con éxito. Tras ellas y el avance de la línea de tiempo el anuncio de un nuevo subcapítulo que dará cierre al Capítulo IV.
20/03. Los del LG hacen investigaciones y las revelan aquí.
03/10. Adelanto de línea de tiempo a 08 de Abril, la Afect. La Oscuridad sigue activa.
29/09. Estamos haciendo leves reformas a los subforos, limpieza y retoques.
23/09. 3er Aniversario El foro cumple 3 años en línea, leer.
09/09. Nuevo MiniEvento: Los Aparecidos. En el bosque encontraron algo.
13/03. Resumen de noticias en el Lodge Gazeta.
06/09. Nuevo MiniEvento: Luces amarillas. ¿Qué hay escondido en el colegio?
02/09. Nuevo MiniEvento: A través. ¿A dónde fueron?
01/09. Tres nuevas TC enlazadas, que incluyen más de 14 personajes: Under the fire, water & wind. ¡Sensacional!
30/08. Final de trama, muchas cosas han cambiado: leer últimas intervenciones. Pronto más novedades.

(+) Noticias anteriores: Tablón de Noticias.



Mensaje Smooth Criminal

|

 por Einar A. Miller el 25/5/2017, 1:22 pm

31 de Agosto 2016

Treinta cinco años, es lo que me repito constantemente frente al espejo pero más por convencimiento propio que por apariencia ya que lo cierto es que tampoco es algo que me importe, bueno, en realidad me importa los diez años que me hizo envejecer esa mujer de golpe con tanto disgusto que me dio.

Una vez arreglado voy hasta el cuarto de Astrid pero este se encuentra vacío. —¡ASTRID!— No escucho respuesta por lo que comienzo a buscarla y conforme miraba habitaciones y no la encontraba más en pánico entraba. Casi pongo la casa patas arriba cuando al llegar a la cocina me encuentro con un dibujo y una nota al lado descaradamente escrita con mala letra por mi hermana.

"Feliz cumpleaños papi. Tía Abbie me lleva de excursión pero tienes que irte de casa hasta la hora de la comida."

Noto como el alma me vuelve al cuerpo y solo pienso en decirle un par de cosas a Aubrey cuando la vea, no puede pegarme estos sustos ya que en vez de los treinta y tantos que tengo aparentare los cuarenta y muchos. Miro el dibujo y la nota con más calma y con miedo de saber que van a planear les hago caso, más por la cuenta que me trae que por ganas.

Busqué una cafetería o algo por el estilo donde poder desayunar, ni siquiera me fijé donde entraba. En cuanto abro la puerta la campanilla suena y es justo cuando me quito las gafas de sol para colgarlas en el cuello. Cojo uno de los periódicos que hay en la barra y tras pedir un café y algo de bollería voy hasta una de las mesas que dan  al gran ventanal, me gustaba la luz que entraba y con eso me podía pasar allí un par de horas.

Bebo de mi café, miro las páginas centrales en busca de alguna noticia interesante de alguno de los sucesos del pueblo, algún mensaje oculto. De refilón veo una persona que se sienta justo en la mesa de enfrente, alzo mi vista por curiosidad, porque mis ojos han captado su presencia.

No puede ser—. Murmuro y observo a la mujer con más detenimiento mientras dibujo una leve sonrisa en mi rostro.

Me levanto de la mesa con el café y el periódico, los deposito sobre la suya y me siento como si fuese lo más natural, como si ella me estuviese esperando. — ¿Qué se le ha perdido a la espléndida Sarah Saadi en el culo del mundo?— Alzo una ceja mientras finjo escribir algo en la palma de mi mano, pues si en aquel pueblo ocurrían cosas extrañas tener a aquella mujer frente a mi sí que era un hecho insólito.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje Re: Smooth Criminal

|

 por Sarah Saadi el 25/5/2017, 6:48 pm

-¡Mierda!-El martillo golpeó con fuerza mi dedo pulgar haciendo que la mala palabra saliese de mis labios como si de una bala se tratase. Observé la zona dolorida, comprobando que no había ninguna herida. Resoplé y apoyé mis manos sobre mis piernas, estudiando el desastre que me rodeaba. Algunos tablones de madera sueltos y otros muchos rotos hicieron que me plantase lo de pedir ayuda para arreglar el porche. El interior de la casa estaba bastante bien, aunque era un poco antigua. Sin embargo, el sonido que hacía el suelo de la entrada cada vez lo pisaba me estaba sacando de quicio. Así que, sin saber nada acerca de carpintería, intentaba arreglarlo yo sola.

Suspiré y me puse de pie. Me rendí, era demasiado para la poca paciencia que tenía. En cuanto tomase un café, pediría ayuda para arreglar lo que estaba roto y lo que había acabado destrozando yo misma. Entré en la cocina a por un vaso de agua mientras miraba el reloj que adornaba mi muñeca izquierda. Las 09:30. Muy temprano incluso para mí, pero me estaba costando adaptarme al nuevo colchón.

Deshice el moño que recogía mi pelo y me dirigí al baño. Allí, dejé caer mi ropa llena de polvo al suelo y entré en la bañera que acababa de llenar hacía unos minutos. Sentí como mi cuerpo se relajaba al entrar en contacto con el agua caliente. Sumergí mi cabeza un poco para mojar mi cabello y luego apoyé mi espalda en la pared. Observé el reflejo de la luz que entraba por la ventana sobre el agua, moviéndose al mismo ritmo que lo hacía yo. Tomé aire y cerré los ojos, relajándome en silencio. Cuando volví a abrirlos, noté el agua más fría de lo normal. Fruncí el ceño y estiré un brazo para alcanzar mi reloj de pulsera. Las 10:40. Me había quedado dormida. Sentí vergüenza por mí misma en aquella situación. Las pastillas seguían haciendo su trabajo.

Terminé de ducharme y envolví una toalla a mi cuerpo para dirigirme a mi habitación. Lucky se encontraba tirado encima de mi cama. Abrí mi armario y me senté junto a él. No estoy segura de cuánto tiempo pasó hasta que decidí vestir unos leggins negros con una camiseta blanca de manga corta.-Iré a tomar algo de desayunar-le hablé al gato, el cual ni siquiera me miró. Desagradecido, le había dado un techo dónde dormir y así lo pagaba. Me puse mis converse blancas y me miré al espejo antes de salir, decidiendo dejar mi pelo mojado y suelto.

Un vecino me había comentado algo sobre una tetería que había en el pueblo. Al parecer, hacían unos pasteles muy ricos así que tenía que comprobarlo por mi misma. No me costó mucho encontrarla gracias a las indicaciones que me había dado el hombre. Cuando abrí la puerta del local, sonó una suave campanita. La tetería estaba llena de gente, algo que me dio buena impresión. Me acerqué a una mesa vacía y me senté. Un chico de ojos azules se acercó a mí para apuntar mi pedido.

-Un té de moras y un trozo de tarta de queso-pedí. El camarero se fue y sentí que algo caía al suelo. Miré y vi mis llaves de casa allí. Me agaché para recogerlas. Pude ver por debajo de la mesa que alguien se sentaba conmigo. Fruncí el ceño.-¿Se puede saber quien le ha dado permiso para....?-pregunté de malos modos mientras me ponía derecha.

Sentí como la sangre huía de mi rostro al reconocer al hombre que estaba sentado frente a mí. Controlé mi respiración que se había agitado un poco, sin querer entrar en pánico.-¡Einar!-su nombre estaba tan fresco en mi memoria como lo que había cenado la noche anterior. Bufé al ver su gesto con las manos.-Sarah Saadi dejó de ser espléndida hace mucho, así que ahórrate todo eso-dije con brusquedad mientras el camarero me servía lo que había pedido. Evité mirar directamente a Einar mientras cogía la cucharilla y cortaba un trozo de pastel.-Precisamente en el culo del mundo tengo que encontrarme a alguien. ¿Qué haces aquí?

Volver arriba Ir abajo

Mensaje Re: Smooth Criminal

|

 por Einar A. Miller el 25/5/2017, 7:31 pm

Me sobresalto en mi asiento en cuanto dice mi nombre ¡Joder! Podría ser más discreta o algo, no decirlo tan… escandalosamente para así ganarnos alguna que otra mirada de los que allí se encontraban. Pasado el reconocimiento sigo con mi pequeño teatro, pues como broma está bien a pesar de que la pueda cagar porque ella no lo pueda tomar muy bien y por las caras que pone votaría ciegamente por eso.

Seguirte, saber dónde te escondes para dar la noticia del siglo y ganarme así mi jubilación—. Me pongo muy serio y le miro fijamente hasta que presiento que tardará poco en soltarme el guantazo del año y es cuando comienzo a reír. —Es broma, eso de seguir a famosos nunca fue lo mío—. Tranquilamente cojo mi taza de café y le doy un trago largo mientras la observo.

No te engañes, sigues espléndida e incluso más que antes si todos esos focos persiguiéndote—. Como si con palabras aduladoras fuese a quedar bien, esto tampoco era lo mío pero lo cierto que el blanco resaltaba más su tonalidad de piel y el contraste quedaba bien, llamaba la atención.

Nací, crecí y viví aquí durante mucho tiempo, por mis estudios me fui y luego volví para después volver a irme hasta que finalmente he vuelto y esta vez espero quedarme para siempre ¿Qué? ¿No te lo crees?— Saco mi cartera y miro el carnet de identidad con esa ridícula foto, se lo paso para que vea que no miento y que no la persigo ni nada de eso, que tan solo es una casualidad, una posibilidad entre un millón que justamente allí estaba sucediendo.

Supongo que estarás cansada de las típicas preguntas y me muero de curiosidad pero para un primer encuentro va a ser violento ¿verdad?— Incluso en un segundo, tercero, cuarto y todos los encuentros del mundo es violento preguntar ¿Asesinato o defensa propia? Como si se tratase del juego beso, atrevido o verdad pero eso de la pregunta mamporrera tampoco iba conmigo por lo que de frente siempre total ¿Qué más daba? Estaba más que acostumbrado a insultos y vejaciones, lo cierto que hubo una temporada que llegué a odiar profundamente mi trabajo.

¿Qué se te ha perdido en el culo del mundo?— Repito, ya que eso sí que es algo que crea poder estar dentro del rango de preguntas normales. —Cierto es que es un sitio bonito y con un paisaje más que envidiable y es como una gran suerte poder encontrar este pequeño paraíso escondido pero… ¿Cómo has dado con él? Con google maps ya cuesta encontrarlo ¿Casualidad, destino?— Adorno como si aquello fuese el principio de una novela de aventuras, maquillarlo para que no se sienta tan incómoda pero si el estar aquí tiene que ver con su pasado entonces sí que la he cagado del todo, espero que ese té este lo suficientemente frío para no quemarme porque me lo veo en nada sobre mi cara.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje Re: Smooth Criminal

|

 por Sarah Saadi el 29/5/2017, 2:24 pm

Di un pequeño bote al ver el sobresalto de Einar. ¿Pero qué le pasaba a ese hombre? Fruncí el ceño y, con cautela, miré a nuestro alrededor por si alguien nos había escuchado. Todos en el bar seguían a lo suyo. Dos ancianos leyendo el periódico, los camareros sirviendo mesas y un niño pequeño sacándose un moco mientras le cogía la mano a su madre. Nadie nos prestaba atención a nosotros, incluso con aquel pequeño grito que había dado al pronunciar el nombre del hombre que tenía sentado enfrente. Aquello era lo que me gustaba de aquel lugar.

Mi mirada voló hasta Einar cuando escuché sus palabras. Sabía que era una broma, o eso esperaba. Miré con seriedad al hombre, esperando el momento en el que dijese que estaba bromeando. La ligera idea de que fuese cierto cruzó por mi mente y, aunque me costaba creerlo, no sabía con seguridad si Einar era capaz de aquello. Sentí ganas de tirarle el té a la cara, pero las reprimí al escuchar justo lo que quería. Era una broma.-Te gusta jugar con fuego, Einar-comenté mientras imitaba sus movimientos y bebía un poco del té. Hacerle bromas a una asesina... Eso sí que era estar al límite.

Miré fijamente a Einar para luego bajar la mirada hasta el trozo de pastel, intentando ocultar el leve sonrojo que habían provocado sus palabras. No me gustaba que me dedicasen cumplidos, incluso después de haber ejercido de modelo. Tras salir de la cárcel, había evitado a toda costa el llevar maquillaje o ropa elegante, algo que revelase que la antigua Sarah seguía allí. No me sentía atractiva, ni espléndida. Ni físicamente, ni en mi interior. Así que reprimí mis ganas de agradecerle aquel cumplido, tal y como hacía antes.

-¿Naciste aquí?-pregunté incrédula, preguntándome si es otra de sus bromas. Había creído durante toda mi carrera que Einar Miller era estadounidense, de Nueva York para ser más exactos. Aunque, en aquel momento cuando lo pensé, nadie me había dicho que aquello era una realidad. Era algo que había supuesto por mí misma, sin tener pruebas que me lo confirmara. Enarqué una ceja al ver que metía una de sus manos en su bolsillo. Estaba tan desesperado por que le creyese como yo de saber la verdad. Me estiré y atrapé el carnet con mis dedos para observarlo.-¿Por qué volviste?-formulé la pregunta mientras estudiaba el objeto. Me percaté de la foto y miré a Einar.-Si quieres ligar alguna vez con una chica, nunca le enseñes esto. O, si lo haces, cambia la foto-dije para tomarle el pelo. Einar era más atractivo en persona, aunque eso era una de esas cosas que no confesaría en voz alta ni muerta.

Dejé el carnet sobre la mesa, cerca de su mano, mientras escuchaba sus palabras. Levanté los ojos y miré a Einar de una forma que podría matar a cualquiera. Noté como mi corazón se aceleraba y la rabia comenzaba a correr por mis venas. Posé las manos en la mesa, dispuesta a marcharme. Pero, ¿qué ganaría con eso? Llevaba un año entero escuchando la misma pregunta formulada por mis padres, una y otra vez. Nunca había contestado. Me acerqué un poco a Einar para responderle en voz baja.-Te puedo asegurar que si me haces una sola vez esa pregunta, Einar, no volverás a saber de mí en lo que te resta de vida-dije con seriedad. Tenía el dinero suficiente para hacer las maletas aquel mismo día y huir a cualquier otra parte. Sin embargo, me llamaba la atención el hecho de que hubiese encontrado a Einar en aquel lugar. Era toda una casualidad.

-Tranquilidad, algo que no he tenido en mucho tiempo-contesté a su pregunta. Tomé un sorbo de té mientras le miraba.-Encontré una noticia en internet que decía que una chica había desaparecido. Así que dije: “Desaparecidos, secuestradores seguramente... ¿Por qué no habrá sitio para una asesina?”-dije con tranquilidad mientras llevaba un trozo de pastel mi boca. Observé a Einar para luego darle una pequeña patada por debajo de la mesa.-Riete hombre, que es una broma. ¿O eres el único que puedes hacerlas?- A pesar de que le había dicho que riese, en mi rostro no había ni un rastro de diversión.-Encontré esa noticia en internet y vine, fin. Esto está realmente bueno, ¿vienes aquí todos los días?-incluí el último comentario refiriéndome al pastel para desviar el tema hacia otro lado.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje Re: Smooth Criminal

|

 por Einar A. Miller el 29/5/2017, 6:48 pm

Me encojo de hombros ante su afirmación pues bien podría ser que sí, que me gustaba jugar con fuego pero lo suficiente como para no quemarme el culo y tocar salir corriendo. Sarah no me intimidaba a pesar de las innumerables noticias que salieron sobre ella en su momento. Nunca supe que creer pues si tenía su carácter no creí que fuese tan fuerte o se pudiese ir tanto la cabeza para matar a alguien por placer, la desesperación le hizo actuar así pero claro, aquel era mi pensamiento y nunca sabré que pasó realmente.

Cojo el carnet y me río con ganas, lo cierto que eso de ligar como que no es algo que me traiga de cabeza ya que ahora mismo tengo cosas más importante en mi vida que pensar en mujeres, de hecho nunca se me dio bien eso y era algo que dejaba pasar, era pésimo y lo único que conseguía era ridiculizarme. —Volví por la familia. Es lo único importante que me queda y no quiero perder—. Lo normal ¿no? Pues no quería estar en el mismo país que aquella mujer y desde la noticia de que Aubrey había vuelto solo quería recuperar todos aquellos años que perdimos.

Insisto, quiero saber qué hace aquí, me es inevitable hacerlo y siento su irritación pero no me molesta ya que estoy demasiado acostumbrado a esas reacciones e incluso me hace gracia verla cabreada ¿Realmente se iría? O como ya tiene experiencia ¿Será una amenaza de muerte? Me guardo mi propio chiste ya que es de mal gusto y por hoy creo que le había tocado las narices lo suficiente como para joderle el día.


Si busca tranquilidad el pueblo de al lado sería el acertado, no éste en donde ocurren…cosas. Lo más extraño es que de pequeño no recuerdo que algo así pasase, las desapariciones eran tan escasas que no se tomaban en cuenta hasta que llega el día a que le toca a uno pasar por ello, es por eso que su broma no me hace gracia. — Desaparecer… Es algo serio Sarah, bromea de lo que tu hayas hecho si eso te hace sentir mejor pero… Es duro ver como alguien que quieres desaparece y no deja rastro, pasas los años viviendo con la angustia de saber si sigue viva o no, llega un momento en el que convives con eso y lo haces parte de ti, tanto que lo ves hasta normal—. Paso mi mano por mi barbilla como gesto para darme calma, pensar en lo que debía o no debía decir y aquello era abrir la boca más de lo necesario pero en un pueblo pequeño todo se sabía y más si habías crecido en este que ya el apellido era conocido. Es cuestión de tiempo que sepa lo que le pasó a mi familia.

No, alguna que otra vez traigo a Astrid a merendar pero si hoy desayuno fuera es porque mi hermana y mi hija me han echado de casa ya que quieren preparar una fiesta—. No me gustan las fiestas pero sabiendo que no será concurrida y que solo seremos como mucho cinco personas lo tolero ya que es otra reunión familiar más y el primer cumpleaños en diez años que celebro con mi hermana, vale sí, esta fiesta en cuestión la espero y me hace ilusión.

Le miro y se me escapa una leve risa, alargo mi mano pero me freno a mitad de trayecto para retroceder y señalarme en la cara, justo en un lado de la boca. —Te has manchado bastante aquí—. Si con un par de preguntas se había puesto así no me quiero imaginar que sería tocarla, por lo que era mejor mantener distancias y respetar constantemente su espacio personal, no vaya ser que se sienta amenazada y la liemos. Otra broma de mal gusto de la que solo yo me rio y me niego a compartir para, irónicamente, no ser hombre muerto.

¿Hace mucho que estás en el pueblo? ¿Te gusta? Por un módico precio puedo ser un buen guía—. Le guiño un ojo, buscando de nuevo mi taza para acabar con el café. —Tengo unas cuantas horas libres—. Digo mientras observo el reloj de la pared totalmente convencido de que me mandará a pastar un rato, ya que mi compañía no creo que le sea muy cómoda, más buscando un lugar tranquilo donde empezar de cero donde justamente hay alguien que te puede recordar el pasado. Pobre Sarah, menuda putada más grande la ha tocado.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje Re: Smooth Criminal

|

 por Sarah Saadi el 31/5/2017, 6:28 pm

[j
Escuché la risa despreocupada de Einar y le miré. Sentí envidia por él. Hacía muchos años que no escuchaba mi propia risa y, aunque él no tenía ninguna culpa de ello, sentí rabia de que los demás pudiesen llegar a ser felices y yo no. Y, de repente, ese sentimiento fue sustituido por pena. Eran tan egoísta. Siempre había pensado que mis padres lo eran pero, ¿de qué podía quejarme si yo era igual? Solo era cuestión de acostumbrarme y no de mirar a los demás como si quisiera vivir sus vidas. Debía vivir la mía propia, afrontar lo que venía y lo que ya se había ido.

-Oh...-suspiró y llevo una mano a mi pecho con un gesto muy dramático.-La familia... Que maravilloso todo-la ironía puede notarle a la legua en mis palabras. Tenía entendido que Einar estaba casado, así que me extrañó escuchar que su familia era lo único que le quedaba. Intenté cuadrar sus palabras en mi mente.-Yo solo espero no volver a ver a la mía. Con suerte, ese deseo se cumplirá-confesé en voz alta llevando el último trozo de pastel a mi boca. Mis padres ni siquiera sabían a dónde me había ido. Solo podrían saberlo si alguien llegase a reconocerme y la noticia de que Sarah Saadi estaba en un pueblo de Japón saltase en toda la prensa. Alguien como Einar.

No podía evitar sentirme desconfiada ante aquel encuentro. No debía fiarme del todo de Einar. En cualquier momento, podría utilizar mis palabras para escribir un texto que se publicase en alguna columna y, así, realzar su carrera. Porque, si estaba en aquel pueblo, algo me hacía pensar que su trabajo no había terminado muy bien. Fruncí el ceño y le miré.-¿Dónde está tu mujer? ¿Vino contigo a este encantador pueblo? ¿Demasiado temprano para ella?-pregunté sin apenas coger aire. Recordaba a aquella mujer pegada de la mano de Einar en algunos eventos. Algunas de mis compañeras la miraban con envidia. Yo lo hacía preguntándome si llevaba alguna sustancia especial en la piel para que la mano de su marido se quedase tan unida a la suya.  

Le observé con seriedad mientras oía sus palabras. Sentí que había metido la pata, pero lo había hecho tantas veces en mi vida que solo sentí un pequeño nudo en mi estómago. Alcé las cejas. ¿Había alterado a Einar Miller? ¿Aquel hombre que, en todas las entrevistas que habíamos tenido, se mostraba tranquilo y pasivo? Miré sus ojos. No mucho, pero algo si le había alertado. Pude percibir que aquello era personal.-¿Quién desapareció, Einar?-pregunté con descaro. Me eché un poco hacia delante, apoyando mis codos en la mesa y mirando al hombre.-Vamos... Déjame a mí ser la entrevistadora por un día-dejé caer mi barbilla entre mis manos.

Abrí mucho los ojos al escuchar la palabra “hija”. Sentí algo de nostalgia y sorpresa a la vez. Me había perdido tanto dentro de la cárcel...-¿Tienes una hija? Eso sí que no me lo esperaba- dije con sorpresa. Los encantos de la esposa de Miller al parecer dieron sus efectos.-Y no una hija cualquiera...Una hija que te echa de casa-negué con la cabeza mientras apretaba los labios, intentando no sonreír ante aquella idea.-¿Para qué es la fiesta?-pregunté curiosa. Hacía algún tiempo atrás, me habían encantado las fiestas. De cumpleaños, bodas, eventos... Siempre que me invitaban a alguna me sentía nerviosa e ilusionada. En la actualidad, me daba cuenta de lo estúpida que había llegado a ser. Solo eran fiestas, algo que ya no me hacía ilusión ninguna.

Toda la cercanía que estaba ganando Einar por mi parte se esfumó en cuanto estiró la mano hacia a mí. Sin parecer muy brusca, me eché hacia atrás para evitar cualquier tipo de contacto. Mi espalda tocó el respaldo del asiento. A pesar de que físicamente me veía tranquila, sentí una especie de temor en aquel momento. El único hombre había conseguido rozar mi piel después de lo sucedido había sido mi padre y el guardia que me había registrado en el aeropuerto. Sin decir nada, cogí una servilleta y la pasé por mis labios.

-Solo llevo aquí unos días, no he visto mucho-contesté alzando las cejas con indiferencia mientras observaba su guiño. Puse los ojos en blanco y suspiré.-Pero no necesito ningún guía, gracias. Puedes reservar tus horas libres para...-dejé de hablar mientras miraba a Einar. Tenía delante de mí mi salvación, o la de mi porche. Había sido como si una luz iluminase el rostro del hombre y miles de voces cantasen una sintonía angelical. Apreté los labios, provocando quizás una sonrisa demasiado forzada y falsa. El camarero llegó para que pagásemos la cuenta. Saqué un billete y se lo tendí.-Aquí tienes. Puedes cobrarte también lo del caballero-dije. El chico asintió y desapareció. Dirigí mis ojos hacia los de Einar.-Einar, ¿qué tal se te da la carpintería?

Volver arriba Ir abajo

Mensaje Re: Smooth Criminal

|

 por Einar A. Miller el 31/5/2017, 8:19 pm

Guardo la información que me da, no hago hincapié en ello ahora ya que así espero darle confianza ya que si le abordo a preguntas seguramente se agobie y fin de saber más, pues no puedo engañar a nadie con esto, tengo curiosidad de que hace allí y que ha pasado con el resto de su vida por lo que sí quiero saciarme debo ser paciente y actuar con cautela. Por ahora me ha dejado claro que no se lleva bien con su familia, probablemente falta de apoyo pero tampoco pongo la mano en el fuego por ello ya que las opciones pueden ser muchas.

Me sorprende que lo primero por lo que pregunta es por mi exmujer, luego que no pare de hacer una pregunta tras y otra para seguir asombrándome por la motivación que parece tener en ello. —Son demasiadas preguntas en tan poco tiempo que no sé por dónde empezar, si quieres entrevistarme debes ser más paciente e ir por partes—. Suspiro y pienso las respuestas ya que no me importa responder, es algo de interés público y que seguramente ella no sepa por obvias razones que no pienso sacar a relucir.

Pues me divorcié hace unos dos años. Por lo que no sé dónde está y tampoco es algo que me importe mucho—. Miro el reloj y me rio porque seguramente esté donde esté seguro anda en la cama de alguno con varios litros de alcohol en vena. Una lástima pera esa fue la vida que eligió.

Tiene ahora cuatro, casi cinco años. Todo un amor que efectivamente me echa de casa ya que quieren preparar una fiesta "sorpresa" por mi cumpleaños. Gracias, lo sé, me hago mayor y cada vez me veo mejor porque soy como el buen vino— Suelto las tonterías que he llegado escuchar a lo largo de mi vida, no es que me crea ser así pero como gracia está bien y lo cierto que me da igual si a ella no le gusta el chiste pues para mí lo importante es reírme de mi mismo y ganar en salud.

Me doy cuenta de que he pasado por alto el tema de la desaparición, es algo que me duele y que nunca voy a poder entender ¿Qué clase de ser nos hace esto? No hay nadie a quien culpar o pedir explicación y eso me frustra todavía más. —¿Carpintería? No se me da mal, en casa tenemos talento para eso—. Me jode que me invite pero fue una modelo que ganó mucho más dinero del que ganaré yo en mi vida por lo que no digo nada, la dejo pagar y no me quejo ya que seguro me salta con algún rollo de la igualdad.

Siendo mi cumpleaños debí invitarte yo. Me la guardo para otro día—. Le sujeto la puerta para que salga y una vez en la calle me quedo parado sin saber que hacer pues vivo a una manzana y todavía es pronto para ir a casa.

¿Por qué no quieres volver a tu familia? ¿Pasó algo malo?— Intento darle conversación para hacerle perder un poco más de su tiempo conmigo. —La que desapareció fue mi hermana y eso desencadeno una serie de sucesos que dejo rota a mi familia—. Creo que si yo le doy información ella me la devolverá, me duele hablar del tema pero no que lo sepa ya que es otra de esas noticias que sabe todo el pueblo. —Tras diez años desaparecida volvió en Diciembre, en cuanto pude volver al pueblo ya me instalé aquí, mi otra hermana también se vino a vivir con nosotros. Siento que queremos recuperar todo ese tiempo que nos han robado—. Me encojo de hombros para restarle importancia ya que lo importante es que estamos los tres juntos y a pesar de no ser todo como antes la buena armonía seguía. —Debería presentártelas, un día podrías pasar por casa, verás que son amables y que no te juzgarán—. Lo último no debí decirlo, se me escapó y ahora es tarde, temo fastidiarla y decido cambiar rápido el tema.

¿Por qué querías saber si se me da bien la carpintería? ¿Necesitas ayuda?— Deduzco que ese tipo de interés tiene una intención detrás y si me ha dicho que se ha mudado hace poco es probable que algo en su casa no esté como debe.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje Re: Smooth Criminal

|

 por Sarah Saadi el 1/6/2017, 10:29 pm

La paciencia no era uno de mis fuertes, así que eso de que debería tenerla para entrevistarle más a fondo no lo tomé en cuenta. Quería saberlo todo de una vez, puesto que dudaba que después de aquel día viese mucho más a Einar o, al menos, eso no estaba en mis planes. Quizás era la única oportunidad que tendría de ponerme un poco al día, tanto con el mundo como con la vida de Einar. Aunque esto era pura curiosidad, puesto que la vida de aquel hombre no me importaba mucho más de sus conocimientos sobre carpintería.

-¿Vas a darme clases de periodismo?-dije enarcando una ceja. Otra sorpresa más; su divorcio. Aunque no lo aparente, me arrepiento de haber preguntado por la esposa de Einar. Dos años era poco tiempo para superar una relación de años y quizás aquella pregunta no era muy apropiada en aquellos momentos. Tan solo me limité a asentir pensativa sin decir nada a su explicación. No se me daba bien consolar a los demás.

-Cinco años... Le queda poco para tener novio-le dije para molestarle. Seguro que era el típico padre protector con su princesita así que la idea de que la niña- Astrid- saliese con novio le escandalizaría. Abrí los ojos con sorpresa y una media sonrisa se dibujó en mi rostro.-¡Es tu cumpleaños! Felicidades, supongo.-Hice un movimiento de mano para restarle importancia a la felicitación. Le observé en silencio tras su comentario. Me encogí de hombros como respuesta. Einar estaba mejor que en aquellos tiempos que me hacía preguntas estudiadas y pensadas desde hacía varios días mientras yo le sonreía deseando terminar para poder quitarme los tacones.

Noté como evadía el tema sobre las desapariciones así que decidí no insistir en ellos. Había preguntado sobre aquello de una forma muy descarada. Comprendía que, si de verdad le había ocurrido algo acerca de las desapariciones, no quisiese hablar. Me pongo en pie, arrastrando la silla con suavidad hacia atrás. Vi de nuevo una salvación en él cuando oí sus habilidades en la carpintería. Caminé hacia la puerta, seguida por Einar. Fruncí el ceño ante su gesto y su comentario.-Deja el ser un caballero para otra ocasión-dije para después salir.

Me paré junto a él. Escuché su pregunta y sonreí con desgana mientras colocaba un mechón de mi pelo detrás de mi oreja.-Dije que hoy las preguntas las hacía yo, ¿recuerdas?-Le miré con diversión mientras me cruzaba de brazos. Cambié mi semblante al escuchar su historia. Observé a Einar con seriedad. Me sentí mal por haber tocado el tema, puesto que a la vista saltaba que hablar de ello incomodaba al hombre. -¡¿Diez años?!-exclamé sin poder evitar el mostrar mi sorpresa. No podía creerme que alguien como Einar pudiese guardar todo aquello dentro. Siempre con sus bromas... No parecía que nada pudiese afectarle.-Me alegro de que apareciese. Tuvo que ser horrible...-murmuré mientras mis ojos estaban posados en los de Einar.

La idea de conocer a sus hermanas me gustó. Al fin y al cabo, había ido hasta allí para empezar mi vida desde cero y conocer a gente nueva. Hasta que Einar hizo su último comentario. Entonces, cambié de opinión. Claro estaba que sus hermanas sabrían quien era Sarah Saadi y las noticias que me rodeaban. Quizás una de ellas no supiese nada sobre mi crimen, pero la otra sí. Ya me imaginaba a Einar presentándome y ellas viendo a una asesina en vez de una chica normal y corriente. Apreté la mandíbula con rabia, sintiendo una presión en mi pecho.-No, gracias. No quiero conocer a gente ahora mismo-contesté con sequedad, desviando mi mirada hacia el suelo.

Por un momento había olvidado por completo que había visto en Einar una ayuda para mi porche. Me arrepentí de haber comentado aquello.- Hay unos tablones en mi porche que están mal colocados-expliqué. Suspiré y levanté la mirada hacia el hombre.-Pero no creo que quieras pasar el día de tu cumpleaños arreglando tablones así que olvídalo. Me las apañaré-dije. Ni siquieras sabía por qué había podido imaginar que Einar se fiaría de ir a mi casa. A la casa de una asesina.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje Re: Smooth Criminal

|

 por Einar A. Miller el 5/6/2017, 7:36 pm

Esta constantemente a la defensiva y a mí me cuesta retener cualquier comentario por lo que me da que en una de estas me suelta la hostia del siglo y me manda a la mierda, cosa que no sería la primera vez, por supuesto que hablo de mandarme a la mierda.

Ser caballeroso está mal, ayudarle a conocer gente también, querer saber de su vida todavía peor y al parecer su papel de ser la que hace preguntas le gusta cosa que a mi pues ni me va ni me viene pues al fin y al cabo mi vida ya no es nada interesante, lo dejé todo para volver aquí por lo que no temo contarle cosas ya que sé que si abre la boca ella saldría más perjudicada que yo al dar su paradero.

La observo intentando averiguar que pasa por su cabeza, cambia de humor constantemente, su rostro dice cosas pero en sus ojos veo otras ¿Acaso tiene miedo? Podría ser pero no sé de qué y por lo visto hoy está prohibido indagar en su vida, en cierto modo lo entiendo pues fue capaz de matar a un hombre, sobrevivió a la cárcel y ahora… No lo sé, no sé cómo puede sentirse u opinar sobre sí misma, soporta una carga bastante difícil de llevar y eso me hace querer ayudarla.

No me molesta, tan solo es un día más. Seguro me ayuda a que las horas pasen más rápidas pues estoy un tanto aburrido de no saber qué hacer, por lo que… — Le hago un gesto con la mano para que me guie, me dispongo a seguirla y creo que me mueve más la curiosidad de saber dónde y cómo vive que el hecho de arreglarle el porche.  

El ambiente estaba enrarecido e incómodo,  las pocas veces que habíamos coincidido era por trabajo y probablemente en alguna que otra fiesta pero en compañía de mi exmujer pues nunca pude relacionarme todo lo que me hubiese gustado, conocer a las personas con las que trabajo en un ambiente más ameno, no sé, de manera distinta sin tanta formalidad.

Creo que debes darles una oportunidad. No debí decir eso pero sé que no lo hará. Bueno, quizá Belle sí te reconozca ya que siguió mis pasos y a un por esas buscaría tu versión o la sopesaría… Aubrey es mucho más fácil que Belle, ella es demasiado buena como para ver maldad en las personas y creo que la estoy cagando más pero sé lo horrible que es sentirse solo—.  Intento ayudar pero irónicamente en estas situaciones no soy bueno con las palabras, quiero ser tan directo para evitar malos entendidos que es eso lo que consigo. Me da cosa de que me diga que me marche y dejarla sola ¿Lástima? ¿Mi vena periodística quiere darle un desenlace a ese asunto? ¿Tener ambas versiones y contrastar? ¿Conocerla mejor y sacar mi propia conclusión? No lo sé pero allí estaba siguiéndola a su casa para arreglar su porche.

Tampoco soy para obligarte a nada, tan solo aconsejo y si algún día quieres que te las presente… — Alzo las manos en son de paz. —De acuerdo, ya me callo. ¿Quiere seguir jugando a los periodistas? — Busco por el bolsillo de mi camisa el paquete de tabaco y me enciendo un cigarro, quizá solo necesitaba silencio y una presencia no grata como la mía para compartirlo.  

Al llegar a su casa miro la fachada, veo que necesita más de un arreglo pero no digo nada pues no sé el tiempo que me va a llevar arreglar esos tablones. —¿Tienes las herramientas a mano?— Me acerco al porche y me rio al ver lo poco que ella había hecho y efectivamente necesitaba ayuda, eso me hace sentir mejor por estar allí.

Me quito la camisa y meto en sus distintos bolsillos mis pertenencias. Me quedo con la camiseta blanca de tirantes y tras guardar en el interior aquel pequeño colgante con la foto de Astrid busco lo necesario para ponerme manos a la obra. —Ya que me has prohibido las preguntas personales ¿Algo no personal de lo que quieras hablar?— En cierto modo es una manera de ver de qué pie cojea pues en una conversación se intercambian puntos de vista y eso te lleva a saber un poco más de la otra persona ¿Sería tan lista de percatarse de mi intención?

Volver arriba Ir abajo

Mensaje Re: Smooth Criminal

|

 por Sarah Saadi el 8/6/2017, 5:05 pm

Observé sus ojos sobre mí y le miré con desconfianza. Supe lo que estaba haciendo pero no dije nada. Había visto aquella mirada en muchos periodistas. Nos miraban, nos estudiaban a través de nuestros gestos y más allá de nuestras palabras para luego plasmarlo en una columna. Lo peor de todo es que muchos se inventaban lo que, supuestamente, habían visto en nuestros ojos y sonrisas. Sin embargo, me sorprendió el ver a Einar hacer aquello. En los pocos encuentros que habíamos tenido, nunca había escrito algo más que no fueran las palabras textuales que salían de mis labios. A veces, había dado su opinión personal al final de la noticia, pero nunca había intentado suponer mis pensamientos, algo que en el fondo le agradecía. Me pareció justo que me estudiase con su mirada puesto que yo no pensaba hablar nada aquel día. Al menos, no podía negarle también aquel privilegio.

Vi el gesto que me hacía para que lo llevara a mi casa. Menudo día de cumpleaños, arreglando el porche de una chica que solo se había encontrado dos veces en su vida. Sin embargo, no rechisté ante su insistencia. Si quería pasar aquel día así, no era mi problema. Quería convencerme de que lo único que me importaba era que mi porche terminara arreglado y como nuevo. Aunque, en mi interior, el sentimiento de culpa por cargarle el trabajo estaba presente, a pesar de que quería rechazarlo.

-Como quieras-dije encogiéndome de hombros. Con un movimiento de cabeza, le indiqué que me siguiese. Los intentos desesperados de Einar por quitarle tensión a la situación eran totalmente fallidos. Debió molestarme todo lo que soltó, sobre todo el chollo de ver la maldad en otras personas y toda esa habladuría. Lo cierto es que lo hizo, pero solo me limité en mirarle. Podía observar su desesperación por hacerme sentir cómoda en toda aquella conversación. Negué con la cabeza ante su torpeza y su poca delicadeza en decir las cosas.-Al menos tienes a tus dos hermanas-dije ante su comentario.

-Vale, vale. Algún día las visitaré y le llevaré dulces en son de paz. Deja de insistir-le dije para que se callase un poco. No me había obligado en ningún momento a aceptar, había tomado la decisión por mi propia cuenta. Aunque no lo mostrase, agradecía el interés de Einar. Por un lado, Einar tenía razón. No podía pasarme la vida encerrada en casa, debía salir a conocer a personas. Pero, quería conocer personas que no supieran aquella parte de mi pasado. Pensé en la idea de conocer a sus hermanas y sus miradas clavándose en mí, mirándome como lo que era. Aparté aquellos pensamientos de mi mente al darme cuenta de lo mucho que estaba tardando en contestarle a Einar.

-¿Te ha gustado ser el entrevistado?-dije alzando una ceja, quizás descubriendo una parte de él que no conocía. Observé el cigarro que se llevó a los labios y fruncí el ceño.-¿Sabes que eso mata?-comenté. Vaya ironía. Una asesina avisando a un hombre de una muerte lejana y totalmente remota. Parecía el empiezo de un chiste malo. Preferí no decir nada al respecto.

-Aquí es-dije subiendo los escalones de la entrada. Observé el desastre que había dejado esa misma mañana y sentí un poco de vergüenza. Estaba claro que la carpintería, la fontanería y todas esas cosas que necesitas saber cuando vives sola no eran mi fuerte. No tenía ni idea de nada de eso.-Te traeré las herramientas-dije entrando en casa. Cogí la caja de herramientas y un par de cervezas de la nevera. Salí de nuevo justo al tiempo en el que se desabrochaba la camisa.-¿Qué haces?-exclamé mirándole fijamente y deteniendo mis pasos a causa de la sensación de miedo que recorrió mi cuerpo en un segundo. Mi corazón se tranquilizó y volvió a la normalidad cuando vi que llevaba una camiseta debajo. Solo se estaba poniendo cómodo, algo lógico. “Tranquila, no todos son iguales. Recuérdalo.”

-Olvídalo-dije mientras ponía la caja de herramientas a su lado y le pasaba la cerveza. Abrí la mía y me senté en el banco que se encontraba junto a la puerta principal.-Hace calor así que...-con un movimiento de cabeza la invité a beber. Le oí hablar mientras subía las piernas al banco, buscando una postura más cómoda.-No he prohibido nada. Puedes hacer las preguntas que quieras...-dije tomando un sorbo de mi bebida.-Que vaya a responderte es otra historia-concluí mientras acariciaba a Lucky que se había subido sobre mis piernas. Miré a Einar mientras rebuscaba en la caja de herramientas. No le recordaba así. Iba a ser cierto que había mejorado con los años.-Debe ser muy importante si no quieres perderlo.-Me refería al colgante que se había guardado en el interior de la camiseta.-¿Puedo verlo?-extendí una mano hacia Einar mientras me sentaba derecha, esperando que aceptase.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje Re: Smooth Criminal

|

 por Einar A. Miller el 9/6/2017, 6:42 pm

Sinceramente no me importa, en este pueblo nos conocen y los rumores están a la orden del día y antes de que la gente se deje de guiar por mentiras pues…—. Me encojo de hombros ya que la verdad es que me da un poco igual ya que yo sé lo que hemos vivido, todo por lo que hemos tenido que pasar y si lo que diga la gente puede dolor un poco lo mejor es ignorarlo ya que no encuentro la necesidad de que hablen de lo que no saben.

No quiero ofenderla ni incomodarla pero en cuanto me dice que el tabaco mata suelto una sonora carcajada, que sea precisamente ella que me advierta de ello me hace tener un pensamiento macabro y lo cierto es que me hace gracia, no lo puedo evitar y en cuanto me calmo enciendo el cigarro. —Si te molesta lo apago, tampoco es que esté enganchado a esto—. Decirle que solo fumo en los momentos que me veo sin saber que hacer o de estrés no creo que quede muy bien, no es algo para tomarse a buenas  y por ello no digo nada.

Veo lógico ponerme cómodo para ponerme a trabajar en ese porche, la costura de la camisa me tira demasiado y no pensé que se escandalizara por ello pues su reacción fue brusca e hizo que me mirase para ver que estaba mal en mi ¿De verdad cree que estaba insinuando algo? ¿YO? Me toca morderme las mejillas por dentro para no reír, pues podría precipitarme en sacar conclusiones pero era para estudiarlo.

Decido olvidarlo por el bien de los dos, me centro en arreglar el porche y en la cerveza que me ofrece, creo que es un poco temprano pero qué más da. —Tan solo estás jugando conmigo señorita Saadi, pero una entrevista no es lo mismo que un interrogatorio y lo cierto es que no pretendo hacer ni lo uno ni lo otro, al menos por ahora—. Sonrío pero me temo que no se lo tomará a broma y vea incluso una amenaza tras mis palabras. Las veces que la había entrevistado era todo meditado y si bien hubiese querido preguntar otras cosas todo estaba estipuladamente estudiado.

No la culpaba por mostrarse borde, lo veía como una barrera de defensa que solo lograría bajar con paciencia, más paciencia de la que creo tener pero si eso me da su visión de los hechos es algo que me tocará hacer.

Bebo de la cerveza y comienzo a colocar tablones cuando de nuevo me interrumpe y al ver su mano extendida suspiro ya que solo me quito aquel colgante a la hora de la ducha y para dormir, siempre a mano y nunca dejo que nadie lo toque. Me quedo en cuclillas frente a ella y tras sacarlo de su escondite poso aquel pequeño reloj de bolsillo en su mano dejando que el cordón de todo de sí, si quería verlo debería ser así y está claro que aquel acercamiento tenia cierto punto de diversión a la espera de su reacción.  

Fue un regalo para el día del padre. El divorcio nos trajo demasiados problemas, la custodia de Astrid fue toda una guerra y el año que estuvimos separados fue horrible, el poco rato que pasábamos juntos nos hacíamos montones de fotos—. Al abrirlo  se podía ver una foto de Astrid poniendo morros, todavía me duele pensar en aquellos días.

Caroline era demasiado egoísta, solo pensaba en sí misma, Astrid era una rival con la que luchar ya que yo pasaba demasiado tiempo con ella, le tenía celos a su propia hija y la situación acabo siendo insostenible. Si quería la custodia solo era para hacerme daño pero tarde o temprano a todos les ponen en su lugar—. Ahora era cuando estábamos felices, incluso con toda la mierda que ocurre en el pueblo es mejor que la vida que teníamos antes, la familia unida a pesar de las adversidades.


Ni Astrid quería estar con su madre ni Caroline quería estar con su hija. Ahora que era libre las fiestas y eventos se le amontonaban, tan solo esperé que diese el patinazo y así fue—. Si al principio fue duro lo que es ahora agradezco todo lo que ocurrió pues un años sin mi hija fue duro pero imaginar toda una vida viéndola cada ciertas semanas hubiese sido mucho peor. —Ahora no se puede acercar a ella, por lo que todo está bien—. Me doy cuenta de todo lo que le he soltado sin venir a cuento ¿Tanto guardo dentro de mi como para soltarlo así? No es que me avergüence contarlo pero son cosas que ni la más chismosa del pueblo podría saber.

Me retiro de ella, miro la foto de Astrid y tras ponerlo en resguardo bajo mi camiseta vuelvo a colocar tablones. —¿Cuál es la siguiente pregunta? Se te va a dar bien esto del periodismo—. Sonrío levemente pero los recuerdos me traen inquietudes, no quiero que me afecten y dibujo esa buena cara de siempre, la de aquí no pasa nada y todo está bien, una cara bastante ensayada para esos días en los que visitaba a Astrid, menos mal que todavía se me daba bien y podía hacer que nada importaba ya.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje Re: Smooth Criminal

|

 por Sarah Saadi el 2/7/2017, 7:22 pm

Pude ver la sorpresa en sus ojos cuando realicé la pregunta. Sabía lo que había pensado al ver como se quitaba la camisa y observé cómo intentaba no reír. Por un lado, si lo hubiese hecho, no me habría molestado. Habría sido normal que hubiese soltado una pequeña carcajada ante aquella situación, y más si era él el acusado. Sin embargo, por otro lado, también era normal que yo actuase así, después de todo. Pero el motivo de esto era algo que él no sabía. Me sentí estúpida. Noté como mis mejillas se sonrojaban un poco y agradecí muy en el fondo de mi ser que ignorase aquello y no hiciese comentario alguno.

Suspiré y me hundí un poco en el banco, como si este pudiese tragarme después del momento de vergüenza. Fue en aquel momento cuando dediqué unos segundos a observar a Einar. En los encuentros que habíamos tenido, siempre había ido vestido con ropa formal. Aquella ropa no le hacía justicia alguna. Con aquellas camisas y americanas no podían apreciarse sus brazos ni su ancha espalda. Decidí apartar la mirada y posarla en Lucky, quien miraba al hombre con ojos atentos y desconfiados. A pesar del poco tiempo que llevaba conmigo, el gato se había dado cuenta de que era una persona solitaria y de que no me visitaban muchas personas al día. Aquella era nuestra primera visita.

Mi atención se centró en aquel colgante que sacaba del interior de su camiseta. Lo examiné una vez estuvo en mi mano. La palabra “Dad” de encontraba grabada en la tapadera del reloj. Escuché su explicación mientras mis ojos seguían posados de forma curiosa en el colgante. No recordaba haber regalado nunca nada a mi padre por su día. Todo el dinero que ganaban a mi costa ya era suficiente.-Es precioso-dije para después abrirlo y observar su interior. Descubrí la foto de una niña, supuse que era la hija de Einar.

-¿Es tu hija? Vaya, es guapísima.-Aquel comentario no era por cumplir. La pequeña que me miraba desde la foto era preciosa. Sin embargo, no se parecía a Einar. Tampoco se parecía a la ex-mujer de este. Pensé que el físico le vendría de algún pariente cercano, como algún tío o tía.-Podría ser una estupenda mod...-Ni siquiera tuve el valor de terminar la frase. Me arrepentí de tener aquel pensamiento. Aquel mundo de superficialidad no se lo deseaba a nadie, mucho menos a la hija de un conocido. Decidí rectificar.-Podrá ser lo que sea que quiera ser en esta vida. Estoy segura.-Cerré con cuidado el reloj y lo dejé caer en sus manos.

Alcé la mirada y me di cuenta de lo cercano que estábamos el uno del otro. Sin darme cuenta, me había inclinado un poco hacia delante para observar mejor el colgante de Einar. Contuve la respiración mientras me echaba un poco hacia atrás, posando de nuevo mi espalda en el banco. Aun así estábamos cerca y, aunque me sentía un poco incómoda, no dije nada al respecto. No quería parecer igual de idiota que hacía unos minutos.

Observé su rostro con seriedad mientras escuchaba su voz. Tuvo que ser horrible el estar separado tanto tiempo de una persona que quería demasiado. Aunque yo no conociese tal sentimiento de desolación al estar lejos de mi familia, intenté imaginarme en el lugar de Einar. Fruncí el ceño al oír que su ex-mujer no podía acercarse a su propia hija. No podía juzgar puesto que no conocía los motivos y, a pesar de que estuve a punto de preguntar por ellos,  no lo hice. El rostro de Einar se veía impasible, pero había pasado tres años de mi vida viendo aquellos rostros. Esos que todas tenían en la cárcel, fingiendo que todo estaba bien cuando todas teníamos nuestras peleas internas. Si era experta en algo, era en reconocer un máscara de sentimientos. Así que decidí callar mis preguntas.

Esa vez fui yo quien se levantó y seguí a Einar. Me senté en el suelo, un poco alejada de él. Dejé la botella de cerveza a un lado y pensé en alguna pregunta que no incomodase al hombre, puesto que todas las que estaban rondando en mi cabeza seguro que lo harían.-¿Qué quiere ser tu hija de mayor?-pregunté mientras le pasaba un martillo y algunos clavos. Supuse que era una pregunta bastante normal. Me arrodillé y cogí un tablón.-No quiero incomodarte con tantas preguntas a la vez.-Coloqué el trozo de madera justo al lado del que él había puesto, cerrando un ojo para medir bien dónde debía ponerlo.

-No juego contigo, Einar. Confío lo suficiente en tus dotes de entrevistador para imaginar que sabes perfectamente qué preguntas puedes hacer... Y cuales no.-Era mi respuesta al comentario que había hecho hacía un buen rato. Alcé la mirada para mirarle. Si era listo, podría ganarse mi confianza después de mucho tiempo. O no. Cogí el martillo justo a un clavo y, justo en el momento que iba a golpearlo contra la madera, observé la venda que cubría mi dedo. No era buena idea, así que volví a dejar las herramientas a su lado.-Igualmente, debo darte las gracias por no hacer preguntas por ahora, supongo.-Volví a sentarme mientras bebía un sorbo de cerveza.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje Re: Smooth Criminal

|

 por Einar A. Miller el 5/7/2017, 8:02 pm

Habían cosas que por mucho que uno deseara pasar desapercibidas eran imposibles. Noté la incomodidad de Sarah en cuanto dejó el colgante en mis manos, ya que su espalda se tensó y retrocedió de manera sutil pero se notaba que le faltaba banco para poder alejarse más.

Se le nota nerviosa, la mitad de sus comentarios no son acertados y en vez de hacérselo saber me callo, no serviría decirle de nada que se equivoca y tampoco es que me importe mucho ya que Astrid podría ser una estupenda modelo, lo sé, pero no está interesada en eso y yo me alegro por ello.

De mayor quiere ser normal. No quiere estar delante de las cámaras, no quiere una vida pública. Quiere ser una niña a la que no le persiguen los periodistas, a la que no le preguntan cosas sobre su madre—. Cogí el martillo que me ofrecía, puse la palma de mi mano a su alcance para que dejara caer sobre ella los clavos y así evitar que me tocase pues veía que sus defensas aumentaban cuando eso ocurría. —Aquí tiene toda esa normalidad y se le ve feliz, tiene cinco años y ahora mismo solo quiere ser una niña. Cosa que veo bien—. La simpleza de Astrid al decir las cosas era abrumadora, tenía a quien salir y la referencia materna que tenía a día de hoy era la de dos mujeres luchadoras.

Sonrío al verla hacer aquel gesto tan inútil pero se ve graciosa. Me preocupa que quiera hacer aquel trabajo y más fijándome en su dedo herido, parece que ella también se percata y deja todo a un lado. —Claro que sé que preguntas debo hacer y cuáles no. Además, no soy el reportero Miller, aquí simplemente soy Einar. Joven que arregla porches a señoritas en apuros—. Me rio sin contenerme, intentar relajar ese ambiente tan tenso cargado de desconfianza.

No des las gracias tan rápido, señorita. ¿Quién dice que no vaya a hacer preguntas?— Coloco otro tablón y comienzo a clavarlo, era un trabajo aburrido pero la compañía de Sarah lo amenizaba bastante.

¿Cuál fue el último libro que leíste? Última canción que has escuchado, el país que más te ha impresionado. ¿Por qué modelo? Y no quiero esa respuesta tan ensayada—. Le doy un trago a mi cerveza, espero a que no se abrume ante mis preguntas ya que no creo que sean dignas como para incomodarse o molestarse. —Mmmm ¿Algún deporte que te guste practicar?— Dejo por un momento mi trabajo, me apoyo en la vaya de la porchada y le miro para ver su reacción. Estoy tentado de encender otro cigarro pero sabiendo que le molestaba me contuve, conformándome con aquella cerveza que ya comenzaba a calentarse.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje Re: Smooth Criminal

|

 por Sarah Saadi el 1/8/2017, 8:12 pm

Levanté la mirada cuando escuché sus palabras, clavando mis ojos sobre los suyos. Era lógico que pensase aquello. Las modelos no llevaban una vida normal. La mayor parte del tiempo se dedicaban a sonreír a los focos, lanzar miradas penetrantes a los objetivos de las cámaras y contestar preguntas con un guión aprendido del día anterior. Sin embargo, a pesar de todo ese ajetreo, éramos personas normales. Teníamos sentimientos, aunque nadie parecía verlo. Aquellas palabras me molestaron en cierto modo y ni siquiera supe el por qué. Ya no pertenecía a aquel mundo, debía darme igual lo que Einar o cualquier otra persona opinase sobre ello. Pero aquella molestia seguía en mi interior. Mordí el interior de mi labio, buscando las palabras correctas para contestar a ello.

-Bueno, no tengo cuatro ojos ni mi piel es verde. Supongo que yo también he sido y soy normal, ¿no crees?-Tras pronunciar las últimas palabras, me arrepentí. No quería parecer tan molesta, a pesar de que lo estaba. Quizás estaba malinterpretando sus palabras, como últimamente me pasaba con todo. Estaba siempre a la defensiva y, aunque a veces quería bajar la guarda, me era imposible. Suspiré, resignada por mi propio comportamiento.-Me alegra ver que no presionas a tu hija con el futuro, que la dejas ser ella misma.-Jugueteé con la lata vacía de cerveza entre mis manos. Podía saber por propia experiencia que la presión en niños pequeños no era nada bueno. Al final, sus futuros se caían en picado hacia el desastre.

Me di cuenta del esfuerzo que hacía Einar en eliminar un poco la tensión que se había creado en el ambiente. Le agradecía aquel gesto, así que no rechisté sobre lo de la “señorita en apuros”. Era cierto que me había salvado de una difícil situación con aquellos tablones. Observó que se pone de pie y me siento un poco más recta. Supuse que era para estar más cómoda mientras hablábamos, pero lo cierto es que también me ponía un poco en guardia. Debía corregir aquellos gestos que salían de forma automática.

-El último libro que leí...-Mi mente voló unos meses atrás, cuando aún cumplía la libertad condicional en casa.-Drácula, de Bram Stoker. Escucho música constantemente, no recuerdo cual fue la última canción con exactitud. Pero creo que fue algo de Coldplay.-Me levanté de mi asiento y me apoyé en la pared, justo enfrente de él. Observé que casi había terminado el trabajo, solo faltaba por poner dos tablones. El sol estaba casi en su punto más alto, lo cual significaba que era media mañana.-Mi deporte favorito es el voleyball.-Empecé a recoger los clavos del suelo. Cuando terminé, me puse en pie y crucé mi mirada con la de Einar.-¿Por qué modelo?-Repetí su pregunta que fue seguida por el silencio. Sonreí de forma leve.-Creo que esa respuesta tendrás que currartela un poco más.-Dejé los clavos sobre el banco en el que había estado sentada.

-Creo que será mejor que te marches. No quiero que pases tu cumpleaños clavando clavos y colocando tablones. Podré terminar lo que queda yo misma
.-Recogí los tablones que faltaban y el martillo.-Gracias por tu ayuda, Einar. También podrías dedicarte a carpintero, por si algún día te aburres de hacer preguntas.-Le hice un gesto para que esperase un momento. Entré en casa para dirigirme a uno de mis bolsos. Saqué unos cuantos billetes y los conté con rapidez. Einar no tenía ninguna obligación de ayudarme, así que quería pagarle su trabajo y ayuda. Sin embargo, para cuando salí de nuevo, el hombre caminaba por la explanada, alejándose cada vez más.

-¡Einar!-Bajé corriendo los escalones para ir en su encuentro. Sin embargo, no se detuvo. Entendí entonces que no quería mi dinero.-¡Te pagaré otro día!-grité para que me escuchase. Observé que se giraba para hacerme un gesto de despedida. Sacudí mi mano para despedirme. Justo cuando estaba a punto de volver a casa, volví a gritar.-¡Que pases un buen cumpleaños!-El hombre solo alzó un dedo pulgar en señal de aprobación y yo solo pude observar su ancha espalda. Suspiré y volví a subir los escalones. Observé el porche y me sorprendí por el leve vacío que sentía en aquel momento. A pesar de la desconfianza que había sentido en todo momento, la compañía de Einar había sido bastante buena.

Volver arriba Ir abajo